Si los bolivianos bajan la guardia y aceptan el fraude, jamás regresarán a la democracia.