Roberto de Jesús Quiñones Haces. (Archivo).-

 

En las últimas fechas la represión contra opositores y periodistas independientes por parte de la Seguridad del Estado ha ido aumentando paulatinamente.

 

“La Seguridad del Estado se empeña en mantener controlados todos nuestros movimientos. En mi caso estuve secuestrado este fin de semana por más de 27 horas, y todo sin una justificación ante le ley que indique los motivos del arresto”, destacó José Elías González, miembro del Partido Unión por Cuba Libre (PUNCLI).

Según refiere González, la Policía Nacional fue a buscarlo a su casa para una supuesta entrevista, pero el encuentro se convirtió en un arresto en el que le advirtieron que ya no podía realizar más reuniones en su hogar, actividades que organizaba cada semana como parte del trabajo del Proyecto Emilia, que busca la desintegración del régimen.

“Lo único que les preocupa es la cantidad de personas que apoyan el proyecto dentro y fuera de Cuba, y los encuentros que realizamos en mi casa para capacitar y preparar a los activistas en base al triunfo del proyecto”, puntualizó.

Por su parte, Aramís Lázaro Sáez Sánchez, miembro también del PUNCLI, alega que la Seguridad del Estado controla todos sus movimientos y utiliza a diferentes personas para provocarlo.

“El esbirro Camilo, jefe de la Seguridad del municipio San Miguel del Padrón, donde resido, ya ha mandado a varias personas a provocarme. Hace pocos días alguien intento darme con una botella de cristal cuando estaba en una cola para comprar refresco, sin motivo alguno un hombre me dijo que me iba a dar un botellazo, tuve que irme sin el refresco, por si acaso, apuntó.

En tanto, Zelandia Pérez, Abreu miembro de la Comisión Cubana de Defensa Electoral, aseguró que fue abordada en el aeropuerto por un oficial de la Seguridad del Estado, que le retiró su pasaporte para impedirle viajar a Praga, capital de la Republica Checa.

“Estando ya en la cola de prechequeo del boleto llegó el Mayor Alejandro de la Seguridad del Estado, me pidió mi pasaporte y me dijo que no podía viajar, que ellos determinaron que yo no podía asistir a ese evento en Praga, pero que además me estaban cuidando, porque yo tenía gripe y allá hacía frío. Se llevó mi pasaporte y me lo entregó al día siguiente en la estación de la policía de Zapata y C, donde me había citado”, concluyó Zelandia.

En las últimas fechas la represión contra opositores y periodistas independientes ha ido aumentando paulatinamente, bajo la excusa del régimen de que son férreos enemigos de la revolución cubana. Los mismos sufren acoso, arrestos y encarcelamientos, como es el caso del periodista independiente de CubaNet Roberto de Jesús Quiñones Haces.