Una TRD en Las Tunas. / Archivo.-

 

 

Por Tomás Cardoso / RTVMartí | 14 de septiembre 2020.-

—Recientemente el gobierno estableció la venta controlada por la libreta de abastecimiento como estrategia para estabilizar el suministro de alimentos y productos de aseo, y controlar las aglomeraciones en las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD), con la excepción de la Habana.

Cubanos entrevistados por Radio Televisión Martí concluyen que la medida es un fracaso, que los tumultos no cesan y que al contrario, la medida está aumentando aún más las carencias.

Reportaje de Tomás Cardoso

“Cuando tú vas a la TRD a comprar lo que te tocó por el CRD, cogiste un litro de aceite, pero después aunque lleguen otras cosas ya no puedes adquirirlo, es un sistema lleno de dificultades”, asegura el pinareño.

En la ciudad de Sancti Spíritus, donde vive el periodista independiente Adriano Castañeda, la venta es por núcleos y no por personas.

Durante el fin de semana en la tienda La Ideal vendieron jabón y crema dental, pero no fue suficiente para abastecer a la población. Como sucede en toda la isla, donde la población ha estado varios meses sin poder comprar pasta dental y jabón, productos que desde el inicio de la pandemia se han convertido en una necesidad crucial para cumplir con las medidas de higiene y que ahora guardan mayor importancia por el incremento de casos de escabiosis en la isla.

La libreta de racionamiento.
La libreta de racionamiento.

“Sí son un núcleo de ocho personas, siete, seis, lo que sea, te dan dos jabones de baño y un desodorante para todos, un producto que es personal, imagínate los problemas que se están creando entre las personas”, destacó Adriano.

El cuentapropista Yoel Espinosa Medrano, reside en la ciudad de Santa Clara y cuenta que ya ha pasado, que te corresponde el día de compra y no han abastecido la tienda, creando el malestar entre el pueblo.

“Por ejemplo son asignados para una bodega 800 núcleos y traen productos solamente para 400, viene, se agota, y luego el que no alcanzó ese producto, no tiene derecho hasta el próximo mes”, dice Yoel.

Jorge Bello es comunicador independiente en Güira de Melena, Artemisa, donde califica de fracaso el experimento de la venta por libreta en las TRD.

“Esta nueva modalidad para la venta de alimentos es totalmente un caos, las personas siguen abarrotadas para adquirir el producto que ellos te quieran vender, no están solucionado la situación, al contrario hay muchas más dificultades”, concluyó Jorge.

Otro problema es al alto precio de los productos, sobre todo para los retirados y personas con bajos ingresos, una bolsa grande pollo, cuando hay, puede costar 15 CUC, nos dice en Camagüey, Leydis Tabares.

“Dicen que van a comprar de tal núcleo a tal núcleo el lunes, y cuando llegas a la tienda lo único que hay es desodorante y esa gente no le toca comprar más hasta el próximo mes”, afirma Leydis.

Y desde Puerto Padre en Las Tunas, Vladimir Martín, comenta que las colas continúan y ahora ya no hay nada en venta libre en las TRD, quedando como única alternativa, las tiendas dolarizadas.

“El desabastecimiento se mantiene igual, donde más o menos las cosas están funcionando un poquito es con las tarjetas en dólares, pero aquí no todo el mundo puede comprar en esas tiendas”, aseguró Martín.

________

Acerca del autor: Tomás Cardoso (Camagüey, Cuba) comenzó a trabajar en 1987 en Radio Martí como parte del equipo de investigaciones periodísticas de la Oficina de Miami. Desde 2011 conduce el programa Cuba al Día en el que propicia un intercambio noticioso diario con fuentes en la isla. En 2016 fue galardonado  por  la Junta de Gobernadores del Buró Internacional de Transmisiones (BBG) con el Premio David Burke a la Excelencia Periodística.