Cultivo de tabaco en Holguín. DDC.-

Ordena ‘sembrar más tabaco del que está en el plan’ y asegura que los ‘recursos están garantizados’.

 

 

DDC, Holguin. – Diciembre 26 19:34 CET

—El estatal Banco de Crédito y Comercio (BANDEC) flexibilizó este mes el otorgamiento de créditos a los productores tabacaleros cubanos. La medida viene a resolver, al menos de forma puntual, una problemática arrastrada por años: las trabas bancarias al sector agrícola.

Las duras exigencias y el complicado proceso del BANDEC para otorgar los créditos, junto a la dificultad para hacer efectivos los retiros, son las principales quejas de los productores. A estos obstáculos se suman escollos burocráticos del sistema empresarial agrícola, que contribuyen a la ineficacia del proceso productivo en los campos cubanos.

Ante la agudización de la crisis y el empeño del Gobierno de Díaz-Canel en incrementar las exportaciones, los funcionarios han vuelto a enfocarse en el tabaco, un renglón con mucho potencial y un mercado seguro, cuyo crecimiento se ha visto afectado más por la ineficacia del sistema económico nacional que por el embargo estadounidense, al que las autoridades culpan de todos los males del país.

Las dificultades crediticias son solo un ejemplo.

“Ya era hora de que aflojaran un poco, nos tienen frenados y bloqueados aquí mismo. Sin crédito no hay producción y nos ponen muchos obstáculos”, comentó un tabacalero holguinero que no quiso revelar su nombre por las numerosas presiones que han sufrido los trabajadores de esa provincia en los últimos años.

“Yo quedé endeudado hace dos años por una mala cosecha por exceso de lluvias. No pude pagar la deuda con el banco y no me han prestado más. Pero si no me prestan, no puedo sembrar y, si no siembro, ¿cómo les pago entonces? No hay quién entienda. Mira que tardaron en darse cuenta”, aseveró.

DIARIO DE CUBA tuvo acceso en Holguín a información manejada por directivos de Tabacuba (empresa estatal que controla de manera monopólica todo el negocio del tabaco en Isla), y confirmó que la flexibilización crediticia obedece a “una directiva de Díaz-Canel impulsada a través del Consejo de Ministros”.

Una fuente de Tabacuba dijo que esto “se debe a que el tabaco es en estos momentos uno de los pocos renglones exportables en los que existe un potencial real para crecer con un mercado seguro, en medio de la crítica situación económica que atraviesa el país”.

En este contexto, la empresa ha hecho un llamado a “sembrar más tabaco del que está en el plan. Todo el que se pueda sembrar hay que sembrarlo”. Así reza un documento leído a los campesinos en cada cooperativa tabacalera del país.

Las autoridades aseguran que “los recursos están garantizados”. Sin embargo, en la práctica ya se reportan atrasos en los créditos bancarios, principalmente por la habitual demora en su aprobación.

También hay quejas por problemas con el suministro de fertilizantes, pesticidas y otros insumos necesarios. Siendo el tabaco un cultivo delicado, de ciclo corto, las afectaciones que se producen rara vez se pueden revertir.

Cabe señalar que ha sido necesaria una directiva del más alto nivel, para que exista (eventualmente, porque todavía está por verse si funcionará) la posibilidad de que una entidad bancaria flexibilice el otorgamiento de créditos a los productores de uno de los renglones exportables más lucrativos de la economía nacional.

Al cambio actual (25CUP por 1CUC), el 100% de los créditos a los productores de tabaco u otro renglón agrícola en Cuba calificaría de microcrédito. Oscilan entre los 400 y 3.000 dólares.