El expresidente del Gobierno regional de Cataluña, Carles Puigdemont, aparece en esta imagen tomada de un vídeo cuando pronuncia un discurso a través de las redes sociales en un lugar no revelado el 1 de marzo de 2018. Carles Puidgemont/Documento via REUTERS.-

El juez que investigó el «procés» utiliza la sentencia del Tribunal Supremo retomar el proceso contra los huidos

 

Por Luis P. Arrechederra y Naty Villanueva, Madrid / ABC.-

—El juez instructor del «procés» Pablo Llarena ha reactivado este lunes la orden europea de detención y entrega contra el expresidente catalán Carles Puigdemont, fugado de la Justicia española desde que comenzó la causa penal, a finales de octubre del año 2017. El magistrado aprovecha la sentencia firme del Tribunal Supremo, que ha condenado por sedición y malversación a nueve líderes del plan secesionista ilegal, para volver a pedir la entrega del «expresident».

La publicación del fallo abre un nuevo escenario para las reclamaciones, ya que una sentencia firme sobre los mismos hechos supone una base más sólida y consistente para convencer a un tribunal extranjero que los indicios previos de la investigación. Así lo interpretan las fuentes jurídicas consultadas por ABC.

Por ahora, el magistrado que investigó el plan secesionista ilegal no ha tomado ninguna decisión respecto a los demás fugados, los antiguos consejeros de la Generalitat Clara Ponsatí, Toni Comín, Lluis Puig, Meritxell Serret, así como las antiguas diputadas regionales Marta Rovira y Anna Gabriel. Ninguno de ellos ha rendido cuentas ante la Justicia española, a pesar de estar todos procesados por su rol en el «procés».