Luis Manuel Otero Alcántara. Foto: Facebook.-

 

Fuentes vinculadas al caso informaron al portal CubaNet que los dos oficiales, uno de ellos de inteligencia, habrían actuado sin el consentimiento de sus superiores al trasladar al artista hasta la prisión de Valle Grande.

 

María Fernanda Muñoz / Cubanos por el Mundo.-

Dos miembros de las represivas fuerzas del Ministerio del Interior de Cuba, fueron sancionados por la detención del artista independiente Luis Manuel Otero Alcántara.

Fuentes vinculadas al caso informaron al portal CubaNet que los dos oficiales, uno de ellos de inteligencia, habrían actuado sin el consentimiento de sus superiores al trasladar al artista hasta la prisión de Valle Grande.

Al parecer, la orden que se había emitido desde el seno de la dictadura es que se le mantuviera en “espera” para el juicio sumario en el Centro de Detenciones de Boyeros, conocido popularmente como VIVAC.

“No se tienen detalles del tipo de sanción que recibieron los dos oficiales, ni sus identidades. Una de las fuentes consultadas asegura que apenas recibieron “amonestaciones privadas” sin mayores consecuencias, y que uno de ellos, vinculado a la prisión de Valle Grande, sería removido del cargo aunque manteniéndose en similares funciones en otro centro penitenciario de La Habana”.

Al parecer, el propio Miguel Díaz-Canel estuvo involucrado en la toma de decisiones con respecto a Luis Manuel Otero.

DE SU INTERÉS: Edmundo García junto a Yadira Escobar, vinculan a Luis Manuel Otero Alcántara con el grupo terrorista ISIS (+Video)

“La orden inicial habría sido mantener al artista en el centro de detenciones de Boyeros hasta el juicio y que no durara muchos días el proceso, también que se intentara concluir el caso con una multa o con prisión domiciliaria pero en el Partido estarían buscando un “escarmiento más severo”, “querían encerrar a Alcántara aunque eso les costara los acuerdos con la Union Europea”, asegura una fuente del Comité Central del Partido Comunista que, además, señala a la figura de José Ramón Machado Ventura como a la más intransigente en el caso”.

Se presume una disputa entre Miguel Díaz-Canel y Machado Ventura por la decisión de trasladar al artista cubano a Valle Grande.

De acuerdo con la misma fuente, el dictador cubano no le prestó demasiada atención a lo que se decía en las redes sociales sobre el caso, aunque sí temía por la reacción de la Unión Europea.

“A diferencia (del caso de José Daniel Ferrer), no paraban los mensajes de la Unión Europea, todavía el día 7 no era noticia el crucero (MS Braemar), eso empezó el 8 o 9 (de marzo)”, dijo la fuente de CubaNet

En tal caso, Díaz-Canel tuvo que prometerle a la Unión Europea una “solución” contrariando a Machado Ventura.

RECOMENDADO: Pasajeros del crucero británico MS Braemar ya se encuentran en Reino Unido

“Advierte el mismo funcionario que, de haber sucedido la crisis del crucero británico solo un par de días antes, quizás no se habría logrado la liberación del artista porque “en Europa han quedado muy satisfechos (con el auxilio prestado) y eso se traducirá en más agradecimientos”.

El reportarje de CubaNet destaca que la situación con el crucero británico le cayó como “anillo al dedo” a la dictadura para congraciarse con Europa.

De ahí, la poca atención que le prestaron a los reclamos de los cubanos a través de las redes sociales.

“Por eso es que varios en el Partido dijeron que lo ideal es que hubiera ocurrido antes porque la Unión Europea lo hubiera visto como un gesto más que suficiente, de hecho ha calmado los ánimos, va ganando adeptos en las redes sociales, y lo de Alcántara se olvidó. Alcántara se salvó por un tilín pero todavía no está a salvo del todo porque en el Partido los más tercos no quedaron conformes y pueden estar esperando a que el tema aplaque un poco más”, afirma el alto funcionario.

En las reuniones que sostuvieron “los del Partido” incluso se habló del fracaso que habría la contra-campaña aplicada para desprestigiar a Luis Manuel Otero, eso con el fin de que Machado Ventura y otros “dinosaurios” de la revolución cambiaran de parecer.

“Los del Partido Comunista casi lograron convencer a Machado Ventura de que la operación de descrédito era un fracaso y, al contrario de lo sucedido con José Daniel Ferrer, la criminalización del caso de Otero Alcántara estaba logrando el efecto contrario y terminaría por dotar al artista y al movimiento San Isidro de un liderazgo político que sí constituiría una amenaza futura. Pero no cedieron”.

Por otro lado, Miguel Díaz-Canel estaba más preocupado por los acuerdos de la Unión Europea, por lo que pidió ayuda de “artistas amigos” para que convencieran al Partido, pero esto no resultó.

“Silvio y Kcho hablan del caso el día 8. Machado entendió que podían estar ayudando a hacer de Alcántara un líder. Así finalmente el 9 viene la última reunión y se habla de enviar comunicados de prensa que indiquen que hay una revisión, ya estaba lo del crucero británico y en Europa comenzaron a hacer pucheros (estaban contentos)”, señaló una fuente del Ministerio de Cultura entrevistada bajo condición de anonimato.

Pese a que Luis Manuel Otero fue liberado, aún recae sobre su nombre los cargos imputados.

Redacción Cubanos por el Mundo