Ubicada en una privilegiada zona que limita Centro Habana del Vedado capitalino, la Ostionera de San Lázaro estará abierta al público cada día, de 11:00 a 23:00 (hora local).

 

Redacción Cubacomenta.-

—La Empresa de Restaurantes de La Habana, como parte del programa de actividades por el aniversario 500 de la capital cubana, reabrió al público la conocida Ostionera de San Lázaro, un tradicional lugar ubicado en el límite de Centro Habana con  el Vedado, municipio Plaza de la Revolución, que antaño era muy popular y frecuentado cada día por miles de clientes.

La reinauguración tuvo lugar en la noche del martes luego de un complicado proceso de remozamiento.

Cuentan los que saben que el lugar era muy frecuentado por Fidel Castro en su época de estudiante universitario, cuando matriculó la asignatura de Derecho en la Universidad de La Habana. De ello dio cuenta Luis Antonio Torres Iríbar, el funcionario encargado de las palabras durante el acto de reinauguración.

Torres Iríbar, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en la ciudad, ponderó la labor reconstructiva hecha, y explicó que fue necesario “reconstruir la estructura del inmueble, incluidas algunas viviendas, pues la edificación se encontraba en peligro de derrumbe”.

Ubicada en una privilegiada zona del Vedado capitalino, la Ostionera de San Lázaro estará abierta al público cada día, de 11:00 a 23:00 (hora local).

Los ostiones, al igual que el resto de los mariscos, son un alimento que suele tener gran aceptación por su sabor, palatabilidad, apariencia y, también, por sus supuestos poderes “afrodisíacos”.  De eso hablan mucho los cubanos, y por eso gusta tanto.

Sin embargo, posee también grandes propiedades nutricionales. El ostión (Argopecten purpuratus) posee una cantidad interesante de ácidos grasos Omega 3 (EPA y DHA); y los contenidos de grasas, carbohidratos y colesterol son bajos (es decir: rico en proteína, carente de grasas). Además, los ostiones son una buena fuente de triptofano, vitamina B12 y minerales.

Están considerados dentro de la gama de mariscos más solicitados para su venta en el mundo. Su ganada fama de ser afrodisíaco se debe a que los mucopolisacáridos que poseen estimulan la producción del fluido seminal en el hombre y elevan la libido y la potencia sexual.