Varios restaurantes opinan que la entrega a domicilio solo funcionará con su clientes más fieles Foto: Free-photos.-

Las pequeñas tiendas de alimentos experimentan distintas opciones para mantenerse a flote.

Lorena Urbina / Cubanos por el Mundo.-

—Luego de que entrara en vigencia la orden de cierre de establecimientos de comida o para evitar la propagación del coronavirus, los restaurantes del Sur de Florida han tenido que recurrir a la entrega de la comida para llevar.

Las pequeñas tiendas de alimentos y restaurantes en buscan la manera de evitar la bancarrota y ahora, experimentan opciones para mantenerse a flote.

En este sentido, de la orden de emergencia que entró en vigencia a las 11:00 p.m. el martes, surgió una nueva forma de trabajar; estas pequeñas empresas se adoptan a pedidos de entrega para llevar.

«La mayoría de nuestros lugareños tienen miedo de entrar (…) Los negocios han caído, voy a decir, alrededor del 70%»,

dijo Keith Freiman, propietario de The Bake Shop en Dania Beach

Si bien algunos pedidos se completan en línea, los ingresos suelen ser muy bajos y no son suficientes. De sus 12 empleados, nueve tuvieron que ser despedidos, aseguró Freiman y a su vez lamentó la decisión pues algunos trabajaron junto a él por años y ha tenido que ayudarle con la alimentación para sus familias.

Otros establecimiento como el Gigi’s Music Cafe en Sunrise generalmente son enérgicos, con música en vivo y mesas llenas de clientes felices disfrutando de una copa de vino y comiendo soul soul, pero durante casi una semana, ha estado completamente tranquilo.

«No hemos ganado ni un centavo, ni un centavo»,

aseguró el propietario Semone Brown-Mobley

«Va a ser muy diferente para nosotros, y ni siquiera sabemos si va a funcionar, cuánto tiempo funcionará». No tenemos idea ”, dijo Brown-Mobley, pues la mayoría de sus clientes asistían a la tienda por la música en vivo y el ambiente ameno.

Pero los clientes están apareciendo y ordenando que lleven sus alimentos, aseguran algunos propietarios, pues ante la cuarentena, hab preferido pedir alimento a domicilio.