Construcción de obras turísticas en Varadero. / BOHEMIA.-

 

Hay contagios en otros dos campamentos de Santa Marta y uno de Cárdenas, vinculados al principal balneario cubano.

—Otros dos campamentos de constructores de obras hoteleras de Varadero reportaron casos positivos de Covid-19 el lunes, reportaron los medios locales, lo que supone la expansión del contagio generado en los asentamientos de obreros de Santa Marta a otras áreas de la provincia.

De acuerdo con el periódico oficial Girón, los siete casos positivos reportados en la provincia de Matanzas al inicio de esta semana se reparten a razón de cinco en el campamento Siguapa, de Santa Marta, y otro en El Salvador, de la vecina Cárdenas.

Además, el séptimo contagio de la provincia, reportado en el municipio de Unión de Reyes, correspondió a un trabajador residente en ese territorio, pero que trabaja en el campamento Bachichi, de Santa Marta, donde hay reportados oficialmente más de una veintena de contagios.

Por el momento, Matanzas tiene ingresados en hospitales bajo vigilancia clínico epidemiológica a 631 pacientes, con 62 casos positivos, uno de ellos reportado en estado de gravedad.

De acuerdo con Radio Ciudad Bandera, de Cárdenas, las autoridades sanitarias decidieron extender la búsqueda de casos a Villa Nicaragua, mientras que en el campamento Namibia se hicieron 315 pruebas PCR, cuyos resultados están pendientes.

También se están haciendo esos estudios en la zona de Las Morlas, en la península de Varadero, donde hay un campamento con decenas de trabajadores.

De acuerdo con un reporte televisivo, todos los obreros de los campamentos de la construcción están en cuarentena. Yanicet Chávez Rodríguez, directora del policlínico de Santa Marta, aseguró que en esos sitios se realiza el pesquisaje del 100% de las personas tres veces al día, acciones de desinfección intensa y se administran medicamentos inmounoestimulantes.

La Constructora Hicacos, empresa estatal que se encarga de diferentes trabajos en el más importante balneario de Cuba, tiene cientos de trabajadores en el municipio, ocupados en obras como el complejo hotelero Oasis y la remodelación del complejo Coral-Sirena, entre otros. Solo en el primero hay 1.600 trabajadores.

La pasada semana, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) cubano pidió al Consejo de Defensa Provincial (CDP) de Matanzas la suspensión de todas las obras en los hoteles de Varadero.

Sin ofrecer cifras exactas ni precisar la gravedad de la situación, un reporte de la Televisión Cubana desde los campamentos de obreros del barrio Bachichi, en Santa Marta, municipio de Cárdenas, pertenecientes a la brigada número 36 de la Empresa Hicacos, indicó que las autoridades sanitarias trabajaban allí para contener la expansión de la pandemia.

“La estrategia que sigue no solo Higiene municipal, sino también Higiene provincial, es la propuesta al Consejo de Defensa Provincial de la paralización de todas las obras de construcción del área de Varadero; o sea, la construcción del Oasis, Mar del Sur, que es donde está identificado el mayor número de casos”, dijo Bella Canosa Besú, directora del Centro de Higiene y Epidemiología de Cárdenas.

La funcionaria reconoció que los constructores son un grupo de riesgo ante el nuevo coronavirus debido a la “interacción social que tienen entre ellos” y dijo que estos a su vez interactúan con el resto de la comunidad.

A pesar de la expansión de la pandemia, las autoridades cubanas no han detenido las labores de construcción, sobre todo en las enormes inversiones hoteleras que desarrollan en distintos puntos del país.

Aunque el Gobierno asegura que allí se cumplen las medidas higiénicas, el de Santa Marta es el quinto gran brote reportado oficialmente desde el inicio de la pandemia en Cuba en obras constructivas estatales.

En julio, un brote afectó a decenas de personas en la Unidad Constructora Militar #4 Antonio Lamorú Pistero, de La Lisa, reportó el MINSAP.

Anteriormente, se produjeron también contagios masivos en las construcciones hoteleras de 1ra. y 70 y 1ra. y D, en Playa y Plaza, respectivamente, así como en el hotel Telégrafo. Todas esas obras están a cargo del conglomerado empresarial de los militares cubanos, GAESA.

La pasada semana, el parte oficial sobre el Covid-19 reconoció que 23 trabajadores de la construcción provenientes de la India que laboran en obras en La Habana estaban contagiados.

En julio, decenas de personas se contagiaron en la Empresa de Construcción y Montaje de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, en la provincia de Artemisa. Ese brote provocó la dispersión de casos por toda la provincia y llegó a afectar a zonas de las vecinas Pinar del Río y Mayabeque.