Guillermo -Coco- Fariñas. / Archivo.  ENTREVISTA. PRIMERA PARTE.-

Carlos Cabrera Perez

Carlos Cabrera Perez / CiberCuba.-

—Guillermo Fariñas Hernández (Santa Clara, 1962) es uno de los opositores cubanos más conocidos en el ámbito internacional por el uso de más de veinticinco huelgas de hambre como herramienta de presión política al castrismo, que lo formó como tirador de élite con entrenamiento israelí; pero lo mandó a Angola y a la Unión Soviética, donde aquel camilito espigado y marcial acabó decepcionándose del comunismo.El presidente Miguel Díaz-Canel y el líder del Frente Antitotalitario Unido (FANTU) se conocen desde jóvenes, vivieron enfrentados la época convulsa de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en la Universidad Central de Las Villas en tiempos de Perestroika y Glásnost; años después coincidieron en el hospital viejo de Santa Clara, como máximo dirigente comunista en la provincia y el más destacado opositor recuperándose de una huelga de hambre anticomunista.

Guillermo Fariñas / Cortesía.

De estirpe mambisa, fue su abuelo Benito Fariñas Azue quien lo bautizó como Coco porque su familia paterna es muy negra de piel -como el color de Antúnez, precisa- y, al mi padre casarse con una mulata, yo salí con una piel un poco más clara. Debido a eso, el abuelo negro le decía que era blanco como el coco.

En los últimos días se aprecia un aumento de las tensiones sociales en Cuba, en caso de que el país se desestabilizara¿cuáles serían las soluciones que aplicaría el tardocastrismo?

Básicamente, dos: Si los estallidos sociales son controlables, reduciéndolos al ámbito de petición de cambios económicos, continuaría en su puesto Miguel Díaz-Canel. Pero si se hacen incontrolables entonces el General de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) se haría cargo del poder. En algunos círculos lo llaman el Jaruzelski cubano.

¿Y porqué López Miera?

Porque el actual jefe del Estado Mayor lidera una de las facciones, llamada el Grupo de los siete, que siguen siendo fieles a Raúl Castro, pero han chocado con el otro grupo, los Consanguíneos del actual Primer Secretario del PCC, que impusieron a Díaz-Canel, pero no pudieron evitar el nombramiento de Manuel Marrero Cruz como Primer Ministro de Cuba.

Pero Marrero Cruz es un hombre del General de Brigada Luis Alberto Rodríguez López-Calleja y del grupo español Meliá. ¿Cómo están formados esos dos grupos?

La facción consanguínea, está liderada por Alejandro Castro Espín, e integrada por Raúl Guillermo Rodríguez Castro, Mariela Castro Espín, Abel Enrique González Santamaría, Rodrigo Malmierca Díaz, Rogelio Sierra Díaz y Óscar Sánchez Serra, que son familiares y los amigos de los hijos de Raúl Castro y Vilma Espín, en los Camilitos de Playa Baracoa, en La Habana.

La otra facción la encabeza el jefe de Estado Mayor, General de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera, y en ella están Leopoldo Cintra Frías, Joaquín Quinta Solás, Ramón Espinosa Martín, Leonardo Andollo Valdés, Manuel Marrero Cruz y Víctor Gaute López. 

Miguel Díaz-Canel debe su puesto a la facción consanguínea del Neoraulismo, recuérdese, que Alejandro Castro Espín y el actual presidente hicieron amistad, en dos circunstancias muy específicas: Cuando Díaz-Canel fue escolta de su padre y su familia y cuando fue su subordinado en la guerra de Nicaragua, Alejandro era el Jefe de la Sección Política y Miguel Díaz-Canel era el Jefe de la Sección UJC-MINFAR.

¿Y el grupo de Machado Ventura, que tenía a Morales Ojeda como su candidato a primer ministro?

José Ramón Machado Ventura es el hombre de Raúl Castro en el PCC, fue comandante del Ejército Rebelde, y trata de mantener la ideología Marxista-Leninista a toda costa, por proceder de la Juventud Socialista Popular, pero tiene constantes roces con sus subordinados, como Víctor Gaute López, quien posee una visión más tecnocrática de la solución a la crisis. Mis fuentes me aseguran, que José Ramón Machado Ventura va a ser sustituido en el próximo Congreso del PCC.

Fuentes en La Habana aseguran que Alejandro Castro Espín y su grupo del CODESENA fueron destituidos y disuelta su unidad, debido a los ataques sónicos a diplomáticos de Estados Unidos y Canadá.

Alejandro Castro Espín continúa al frente del poderoso Consejo de Defensa y Seguridad Nacional (CODESENA) y las tres Inteligencias y las tres Contrainteligencias del aparato castrista están subordinadas a él.

Con Alejandro hicieron una eficaz maniobra de sensibilización, al desmantelar públicamente al CODESENA del Reparto Kolhy en La Habana. Porque Alejandro se había hecho muy visible al ser el principal negociador, con la Administración Obama, del descongelamiento de las relaciones con Estados Unidos.

Al asumir la Administración Trump, ellos decidieron invisibilizar a Alejandro Castro Espín y trasladaron al CODESENA para la parte posterior de la unidad militar de Barbosa, localizada en Autopista del Mediodía, delante está el Instituto Superior del MININT “Capitán Eliseo Reyes, San Luis”.

El CODESENA continúa coordinando todas las acciones de Inteligencia y Contrainteligencia del castrismo, pero sin visibilidad ninguna, como lo hizo, en su momento, el General de División Amels Escalante, quien por varias décadas fue Jefe de Dirección Superior del MINFAR, la que derivó, a partir del 2008, en el CODESENA.

Hasta el Vicealmirante Julio Cesar Gandarrilla Bermejo, ministro del Interior, tiene que informar y subordinarse al jefe del CODESENA y a Abel Enrique González Santamaría, que es el Primer Sustituto de Alejandro Castro Espín.

La pandemia de coronavirus invirtió la prioridad económica, el sector exterior se deprimió en favor de un grupo de militares que controla el mercado interno y son conocidos como los del Arroz con frijoles, que se enfrentó a Rodríguez López-Calleja por su egoísmo a la hora de aportar recursos para importar pollo, por ejemplo. ¿Cómo aprecia ese tercer frente?

No existe un tercer frente dentro del Neoraulismo, quien emplazó a la familia Castro-Espín y a Luis Alberto Rodríguez López-Callejas fue el General de División Rubén Martínez Puentes que pidió -en un Consejo de Ministros al que fue invitado como Jefe de la Agropecuaria del MINFAR- que algunas de las cuentas en el exterior de los Castro – Espín fueran puestas a disposición de comprar alimentos o habría una revuelta popular.

Detrás de su petición están Álvaro López Miera y los otros seis miembros del Grupo de los siete. Martínez Puentes era Jefe de la DAFAR y fue quien dio la orden directa de derribar a las avionetas desarmadas de Hermanos al Rescate, en 1996, y ahora está al frente de la Unión Agropecuaria Militar (UAM) del MINFAR.

¿Aprecia usted miedo en la estructura de poder tardocastrista?

Sí, no tenemos dudas; todos los castristas tienen varios miedos ante los acontecimientos que se están suscitando a una velocidad incontrolable para ellos.

Los castristas poseen información de sus agentes sembrados en las distintas estructuras del poder ejecutivo en los Estados Unidos de América y otros países democráticos, conocen perfectamente, que es muy posible que se produzca una intervención humanitaria en Venezuela encabezada por Washington y otros países de la OEA, lo que traería un aislamiento casi total del castrismo y la falta de acceso a las ganancias del narcotráfico y la extracción de coltán y otros minerales valiosos en Venezuela.

Ellos tienen temor a que la parte más radical del exilio anticastrista convenza al gobierno de Trump de arrancar de una vez, y por todas, a la Cabeza de la serpiente de la subversión en toda América. Algo que se le ha estado pidiendo al Presidente Donald Trump desde antes de llegar al poder. También tienen miedo de que se produzcan estallidos sociales, ante la carencia de productos básicos en Cuba, que tengan que ser reprimidos con mano dura, y eso provoque la eliminación de las remesas familiares y hasta un bloqueo naval y aéreo, que agudizará la crisis económica.

A su vez tienen miedo que esos estallidos sociales espontáneos de los ciudadanos y ciudadanas en Cuba se dirijan a ser encabezados por los líderes opositores de cada región geográfica de la Isla, y que el proceso de cambios se radicalice y se convierta en incontrolable.

Los castristas, incluidos los militares, temen tener que mancharse las manos de sangre, si los estallido sociales se convierten en incontrolables, y entonces, no podrían formar parte de un futuro poder y tendrían que enfrentarse a Tribunales Antigenocidas, por lo que perderían su tranquilidad.

Las dos facciones del poder en Cuba temen que la otra logre convencer a los norteamericanos, para ser reconocida por sus adversarios históricos y desbanque a la otra.

Pero, a lo que más temen los castristas, es a que las grandes riquezas acumuladas durante años en bancos extranjeros o en inversiones en países foráneos, les sean denunciadas y confiscadas por tribunales internacionales.

Entiendo lo que describe, pero -hasta ahora- las actuaciones del Gobierno cubano no van en la línea de apaciguar a la población, sino de seguir con su viejo discurso de consignas huecas y su incapacidad manifiesta para proveer alimentos y aseo a los ciudadanos. De hecho, aseguran que son continuidad…

Uno de los planes represivos del Neoraulismo es utilizar una intervención humanitaria en Venezuela para encarcelar a los elementos menos controlables de la oposición cubana.

Se denomina Plan Túnel y posee el precedente de que, para aplicar los arrestos encarcelamientos masivos en el año 2003 del después denominado Grupo de los 75, ellos esperaron la intervención contra Irak, porque los ojos del mundo estaban en aquel conflicto.

La Seguridad del Estado tratará de que los estallidos sociales no puedan ser capitalizados por los dirigentes opositores más conocidos en cada región y que las demandas se centren en cuestiones económicas.

Debido a eso, FANTU ha creado una estructura denominada FANTU No Público, para cuando los militantes conocidos de nuestra organización vayamos a prisión esos militantes continúen capitalizando las protestas sociales.

Trump ha recrudecido las sanciones al tardocastrismo de manera notable, pero ¿considera usted que apostará a mayor desestabilización en Cuba, a 21 semanas de las elecciones?

En el Gobierno de Estados Unidos existen dos claras tendencias de resolución de la crisis cubana, una de ellas apuesta el estallido social, mientras la otra tiende a una salida a la crisis menos traumática.

Definidos actores y circunstancias; ¿negociaría usted con el tardocastrismo una transición a la democracia?

Para serle sincero, no. Yo ni mi organización, el Foro Antitotalitario Unido (FANTU), estaríamos dispuestos a dialogar con el Neoraulismo.

Yo provengo del MINFAR, que es el organismo que posee el verdadero poder en Cuba, donde Díaz-Canel, Salvador Valdés Mesa y Manuel Marrero Cruz todos fueron oficiales del MINFAR y, por mi trayectoria vivida, sé cómo piensan y tengo amigos y condiscípulos que están en las altas esferas del Neoraulismo y, en mi experiencia personal, las amistades cuando se crean en la infancia, la adolescencia, en una guerra o en una prisión, esas amistades están por encima de ideologías y posturas políticas. Yo tengo amigos que me informan de lo que ocurre en las altas esferas del Neoraulismo.

Cualquier acercamiento del Neoraulismo a la oposición anticastrista posee cinco objetivos: Ganar tiempo. Lograr estabilidad política y social. Ganar credibilidad internacional y diplomática. Ganar credibilidad crediticia y acceder a préstamos en divisas libremente convertibles y ganar que el mundo civilizado y democrático acepte la idea de que el MINFAR es el ente necesario para evitar una somatización de Cuba.

También te recuerdo, que los mismos oficiales de la Seguridad del Estado que nos reprimen en Cuba son los que se encargan de monitorear y supervisar la represión en Venezuela, por lo que tienen una misma Planificación estratégica, que es ir ganando tiempo para un supuesto diálogo con la parte de la oposición interna más moderada.

El FANTU no está dispuesto a concederle más tiempo al Neoraulismo, nuestra tolerancia llegó hasta el Plebiscito Constitucional del año 2019. Como miembro de una Coalición Política Unitaria, el FANTU, a pesar de estar a favor de no acudir a las urnas, fuimos disciplinados y respetamos el voto de la mayoría de la Coalición Política Unitaria.

Tras eso, abandonamos la Coalición Política Unitaria a la que pertenecimos y después nos acogimos a firmar el documento “Compromiso Democrático”, y luego hemos creado un Comité Ejecutivo de “Compromiso Democrático”, donde no aceptamos ningún tipo de negociación con el Neoraulismo, hasta que no sea desmantelado el aparato de control y represión castrista.

El FANTU y su Consejo Nacional creemos, que solamente se debe aceptar un diálogo con el castrismo, cuando se hayan producido un grupo de estallidos sociales incontrolables por los gobernantes, para no ser engañados. Ahora bien, si los militares reprimen y masacran esos estallidos sociales, entonces tendríamos que reconocer que la ciudadanía perdió su capacidad de rebelión y solicitar una Intervención Humanitaria en Cuba.

No es nuestro estilo atacar a otros anticastristas, pero nunca hemos estado, no estamos y jamás estaremos apoyando a proyectos anticastristas, que propongan salidas electoralistas a la crisis nacional, porque va a ser aprovechada por nuestros adversarios políticos para engañarnos y ganar tiempo.

FANTU no participará en ningún diálogo con el castrismo y aspira, como organización política, a aprovechar los estallidos sociales de la cada vez más descontenta ciudadanía cubana.

Pero usted aludió al General de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera como el Jaruzelski cubano; aquel militar desmanteló el comunismo en su Polonia natal. ¿Llegado el caso, usted negociaría con el actual Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias?

Es cierto; que al General de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera lo denominan “El Jaruzelski Cubano” y el alto militar polaco asumió el poder político en Polonia: …para salvar al Socialismo y hacerlo más práctico…”, lo que el aislamiento internacional, el reconocimiento de la oposición interna por las grandes potencias del Mundo Civilizado y Democrático al Sindicato Solidaridad y el no abandono de la lucha por parte de los anticomunistas polacos, llevo a Jaruzellmski a pactar el fin del Comunismo en Polonia, aunque no fue su propósito inicial.

El FANTU, su Consejo Nacional y su membresía, como parte de la Coalición Unitaria “Compromiso Democrático” no participará en ningún plebiscito vinculante, ni referendo, donde las votaciones sean controladas por el castrismo.

Para ser más claros, el FANTU como organización anticastrista sólo aspira a negociar con el castrismo, cuando exista un estado de Ingobernabilidad en el país, por los estallidos sociales incontrolables , y cuando eso esté ocurriendo, no vemos ninguna necesidad de hacer un plebiscito, creemos más lógico la formación de un Gobierno Provisional y la convocatoria a elecciones democráticas.

Como organización opositora que es, el FANTU ve muy vinculada a la dinámica de Venezuela con el futuro de Cuba, y no entendemos bajo ningún concepto, que se abogue por una Intervención humanitaria en Venezuela y para Cuba se pida una salida electoralista.

Sin lugar a dudas, nuestros aliados democráticos actúan de un modo contradictorio e inexplicable. Pero te reafirmo, Compromiso Democrático, el FANTU y yo aspiramos a ser la María Corina Machado para Cuba y no el Juan Guaidó para la Isla.

Mientras tenga capacidad política de decisión, yo abogaré por no concederle tiempo y credibilidad política al neoraulismo, como han hecho durante 12 años en Venezuela.