Armando Sosa Fortuny. MARTÍ NOTICIAS.

El opositor tenía 78 años y problemas de salud que el régimen pasó por alto para la concesión de indulto.

 

 

DDC, Camaguey.-

—El preso político cubano Armando Sosa Fortuny, quien pasó más de 40 años de sus 78 en cárceles cubanas, falleció este lunes en la sala de penados del Hospital Amalia Simoni, de la provincia de Camagüey.

“Armando debía estar en libertad condicional hace mucho, pero el régimen decidió que muriera en prisión y allí murió”, escribió Alejandro Raga, del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), quien compartió prisión con Sosa.

“Armando estaba solo en Cuba, sin familiares que lo atendieran, hoy me dicen que un sobrino suyo ha sido designado para acompañar su cadáver, para lo cual la Seguridad del Estado ha facilitado el transporte. Una treta más del régimen”, añadió Raga en un sentido post en Facebook.

“Alcemos la voz condenando el ensañamiento contra este cubano necesario e imprescindible para entender conceptos como coraje, amor a la patria, consagración. Las nuevas generaciones de cubanos no conocen estas historias cubanas de intramuros y las anteriores no quisieron conocerlas”, denunció.

“Gracias Armando por tanta entrega. Date un beso”, dijo Raga en referencia a la frase utilizada en el presidio por los reos ante la imposibilidad del contacto físico entre ellos.

Sosa Fortuny padecía graves dolencias y complicaciones ocasionadas por su condición de diabético. Había sido hospitalizado en agosto con un deteriorado estado de salud. Se negaba a comer.

Fue condenado por el régimen por “infiltración, entrada ilegal a Cuba y otros actos contra la Seguridad del Estado”. La Justicia cubana se negó a otorgarle el reciente indulto que benefició a algunos reclusos tras la evaluación de aspectos como la edad y las enfermedades crónicas que pudieran padecer.