Vilar, junto a la documentalista Carla Valdés. / MUESTRA JOVEN.-

Cuba ‘se acabó, se fue a la mierda y no va a levantar ni a jodía por las razones que sean’, advierte Juan ‘Pin’ Vilar.

DDC, La Habana 

—“Para todos los que tienen de 18 a 21 años: no le hagan caso a los economistas que están escribiendo. La mayoría lo hace desde el whisky y la geografía extraña. Váyanse pa’ la pinga de este país”, escribió el escritor y realizador audiovisual cubano Juan “Pin” Vilar.

Para todos los que tienen de 18 a 21 años: no le hagan caso a los economistas que están escribiendo. La mayoría lo hace…

Publicada por Juan Vilar en Martes, 21 de julio de 2020

“Todo lo demás es muela intelectual y pasadera de mano. Este país se acabó, se fue a la mierda y no va a levantar ni a jodía por las razones que sean. La vida es una, esta que me cogió con 57 años y ni católico, ni gusano, ni emprendedor, ni traidor, y el patriotismo siempre fue verde y se lo comieron los chivas”, apuntó en su muro de Facebook.

“No le hagan caso a sus mayores ni les discutan, que es muy triste tirarles la historia de su vida a cambio de dos libras de arroz y dos de frijoles. Los van a volver a joder de nuevo. Lo demás es cuento de camino y mariconá para el cocodrilo. Y apréndanse, como no supe aprendérmela yo, la letra de “Pueblo Blanco”, de Joan Manuel Serrat”, terminó.

El texto, que ha provocado más de un centenar de comentarios y casi 400 reacciones después de su publicación el martes, ha sido apoyado casi en absoluto por muchos cubanos de dentro y fuera de la Isla.

Entre ellos, los actores Alberto Pujol, Carmen Deysi Rodríguez, Erdwin Fernández, Mario Guerra y Jorge Ferdecaz, el escritor Ahmel Echevarría y el músico Roberto Carcassés, por solo mencionar algunos.

“Es el más sabio y humano consejo que un padre o una madre pueda dar por más doloroso que sea. Que se salven de esa moledora de esperanzas. Que sean sordos a los cantos de sirena y que no se duerman en los laureles. Que no se detengan a mirar atrás, que hay mucho camino por recorrer. (…) Que la peor traición es renunciar a los sueños y revivir la pesadilla de sus padres, de los que han ‘echado por la borda su proyecto de vida, que ustedes no tienen por qué hacerlo’, frase de un padre cubano a su hija hace 30 años”, comentó René Azcuy.

Mientras que Jorge L. Trinchet aseguró: “Muchos, pero muchos de mis amigos o parientes que se quedaron cuando nosotros nos fuimos ahora tienen la triste realidad de estar solos porque sus hijos y nietos se fueron a algún lugar del mundo”.

Sin embargo, el músico estadounidense residente en Cuba Pablo Menéndez, cuestionó: “Esto suena a lo que uno oye a diario miles de veces… gente cansada. Qué lástima. Una voz más que se une a la gran industria del 1% que propone la depresión, la apatía, la rendición absoluta. (…) Vuelvo a pedirles mirar la cifra del presupuesto de ‘defensa’ de EEUU. Ahí es donde está ‘el billete’ que manda en este planeta. Ellos son los que lucran con nuestra pasividad”.

El camarógrafo Andrés Felipe Valdés Pérez ripostó a Menéndez: “Tu doble nacionalidad siempre te ha dado un estatus, y así es muy fácil defender una causa, donde no estuvo, está, ni estará el picadillo de soya, la mortadella apestosa, las guaguas repletas para ir al trabajo, las colas interminables para comprar una comida defectuosa. ¿Y quién lucra con el resultado, preguntas tú? ¡Todos los que tú defiendes!”

El hijo de Menéndez, el músico Osamu Menéndez, residente en Miami, aportó: “Hace poco escuché decir a una joven de 22 años cubana ‘en Cuba ya no hay ni esperanza'”.

Vilar, quien trabajó durante muchos años vinculado a la trova cubana y ha sido el realizador más cercano al cantautor Pablo Milanés, ha sido por décadas un defensor de la Revolución cubana, pese a sus posturas críticas, que le han reportado la censura de algunas de sus realizaciones.

En 2017, su documental Pablo Milanés, fue vetado por el Festival Internacional de Cine Latinoamericano de La Habana. En este, el trovador cubano habla de su paso por las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), uno de los episodios más oscuros de la historia de la represión en Cuba.