Yaima Caballero y su niña, Paloma Domínguez Caballero. (YAIMA CABALLERO/INSTAGRAM).-

‘Así funciona todo, es una pena, pero nadie me callará la boca nunca’, asegura en Twitter.

 

 

DDC, Madrid.-

—Yaima Caballero, madre de la niña de un año Paloma Domínguez Caballero, quien falleció el pasado 9 de octubre a causa de complicaciones derivadas del suministro de una vacuna en La Habana, denunció que recibió amenazas de las autoridades cubanas por exigir justicia sobre el caso, tras lo cual abandonó el país junto a su esposo.

“No puedo regresar a Cuba, eso me quedó claro, al menos por ahora. Pero ya dije allá todo lo que tenía que decir, y aquí seguiré exigiendo justicia para mi hija”, aseguró.

En declaraciones a Cubanet desde el extranjero, aseguró que a casi un mes de los hechos, aún no ha recibido ninguna explicación oficial acerca de lo sucedido.

La denuncia de Yaima Caballero sobre la muerte de su hija Paloma.-

Reveló, en cambio, que a una semana del suceso, ella y su esposo fueron citados a una reunión con militares en el Ministerio de Salud Pública (MINSAP), en la que participó además el doctor Roberto Álvarez Fumero, director del Programa Materno Infantil (PAMI) cubano y que fuera el primer funcionario que se refirió públicamente al asunto.

“Me preguntaron que si yo sabía que hacer falsas acusaciones sobre que mataron a mi hija era un crimen, y que todo crimen se paga con la cárcel”, aseguró.

Comentó lo extraño que le resultó antes de viajar que la renovación de su pasaporte vencido tomó apenas tres días de trámite, cuando lo normal en Cuba es que demore unos 20 días.

Contó que a la semana de estar en el exterior, varios militares se personaron en su vivienda en La Habana preguntando por ella.

“Estoy segura de que iban a querer callarme la boca, y además, antes de irme varios vecinos me habían informado que mi casa estaba siendo vigilada, porque vivo en un barrio pequeño, y los extraños se notan a leguas”, contó.

A raíz de los sucesos, Yaima Caballero exigió justicia a través de las redes sociales e inició en Twitter la campaña #justiciaParaPaloma, que ha sido secundada por muchos internautas.

Luego de que el gobernante Miguel Díaz-Canel se refiriera a lo ocurrido en Twitter, donde ofreció sus condolencias a la familia, pero apostilló su comentario con una condena a la presunta “manipulación política” del tema, la madre le respondió: “Es una pena que le importe más lo que digan los adversarios que lo que sientan los padres”, escribió en Instagram.

El MINSAP ha insistido en que la causa del fallecimiento de la niña tras la inyección contra la parotiditis, la rubéola y el sarampión (PRS) no tuvo que ver con la vacuna inoculada, a pesar de que hubo otros cuatro niños ingresados al día siguiente después de recibir la dosis.

“La reacción adversa es solo una parte del evento. El evento va más allá, es todo lo que sucede asociado al momento en que usted vacunó. Está circunscrito a un policlínico, a un vacunatorio específico, que no es del lote, sino de las dosis que se aplicaron allí. Es una cuestión puntual que se está investigando para determinar la real causa”, defendió el doctor Francisco Alberto Durán García, director nacional de Epidemiología.

En una declaración oficial del MINSAP luego de divulgarse lo sucedido a través de las redes sociales y la prensa independiente, el organismo defendió que la vacuna PRS se ha usado durante años en Cuba (desde 2014), “se importa desde la India, está avalada por la Organización Mundial de la Salud y certificada por el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED)”.

Domínguez Caballero falleció, según Álvarez Fumero, “debido a severas complicaciones y una disfunción multiorgánica. Su sistema inmune no respondió como esperábamos”.

La comisión designada por el MINSAP para esclarecer los hechos “aún investiga con profundidad. En estos momentos realiza exámenes de mucho rigor para llegar a una conclusión certera”, dijo Álvarez Fumero a mediados de octubre. En los últimos 20 días no ha habido noticias.

Desde Twitter, Yaima Caballero ha mantenido la exigencia porque se revele la causa de la muerte de su hija.

“Seguimos esperando una respuesta de nuestro querido MINSAP, PCC, CDR, PNR, MININT, FMC… etc, alguien por favor que nos diga de una vez qué o quién mató a nuestra hija”, escribió el pasado 3 de noviembre.

“¿Cómo pueden tomarse tanto tiempo en darnos una respuesta, por favor? ¿Hasta cuándo tendremos que esperar a que se inventen una historia que no los afecte?”, publicó el martes.

Este miércoles, aseguró: “batalla difícil, pero ya no tengo nada que perder, por mi hija siempre lo di todo, porque se haga justicia voy a dar más que todo”.