Protestas en Chile / REUTERS.-

cuentas extranjeras de Twitter, “principalmente de nacionalidad venezolana, nicaragüense y cubana”, apoyaron las recientes protestas en Chile @YanetDCuba fue la usuaria cubana que más veces apoyó las protestas.

 

DDC, Miami.-

—Un informe publicado esta semana por la empresa chilena ConnectaLabs AI sugiere que cuentas extranjeras de Twitter, “principalmente de nacionalidad venezolana, nicaragüense y cubana”, apoyaron las recientes protestas en Chile.

Estas cuentas “presentan una polaridad positiva hacia las marchas y cambios políticos”, dice el informe de ConnectaLabs AI, una empresa “especialista en la implementación de soluciones de Inteligencia Artificial” que analizó el manejo de la crisis en Twitter mediante el uso de etiquetas, el origen de los tuits y su polaridad política, entre otros parámetros.

No solo cuentas nacionales como las de los diputados del Partido Comunista Karol Cariola, Camila Vallejo y Daniel Núñez, entre otros, han empleado etiquetas a favor de las manifestaciones, sino también cuentas extranjeras como las del gobernante venezolano Nicolás Maduro, su ministro de Cultura, el canal de noticias Telesur y su presidenta, la periodista Patricia Villegas, y la reportera del canal ruso RT, Erika Ortega Sanoja.

De acuerdo con el estudio, las etiquetas más empleadas desde el 20 de octubre hasta el 5 de noviembre de 2019 fueron “chiledesperto”, “chilesecanso”, “lamarchamasgrandedechile”.

ConnectaLabs AI revisó 4.807.736 tuits generados por más de 600.000 usuarios en la red social.

El informe también señala a la cuenta @YanetDCuba como una de las más activas desde la Isla en la difusión de mensajes y etiquetas sobre las manifestaciones en Chile.

Desde Nicaragua, por su parte, sobresale el perfil de @TaniaSandinista, una presunta usuaria que se define como “danielista en Nicaragua”, “chavista en Venezuela” y “fidelista en Cuba”. La cuenta, con 22.500 seguidores, a menudo se refiere al presidente Sebastián Piñera como “dictador”.

“Es algo que es público, que Cuba y Venezuela han hecho muchas manifestaciones y muchos mensajes en redes sociales en un esfuerzo por exacerbar las protestas que se han producido en el mes pasado en Sudamérica”, dijo el representante especial de Estados Unidos para la crisis en Venezuela, Elliott Abrams, durante una conferencia de prensa el pasado miércoles 27 de noviembre.

“Comienzan a abundar las pruebas de que hay un esfuerzo por parte de los regímenes en Cuba y Venezuela para exacerbar los problemas que está padeciendo Sudamérica”, añadió el funcionario norteamericano.

“Hay que fijarse en las declaraciones públicas de Cuba y Venezuela en las pasadas semanas, que básicamente han tratado de promover una mayor desestabilización en todos los sitios, creo que está claro que les beneficia, que lo promueven y que siguen hablando públicamente de ello”.

El Gobierno cubano ha negado cualquier implicación en las protestas que han sacudido a América Latina en las últimas semanas.

“Maliciosamente se acusa a Cuba de ser culpable de lo que sucede en Venezuela y de las recientes manifestaciones populares contra el despiadado neoliberalismo que avanza en la región”, dijo el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, durante el llamado Encuentro Antimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo, celebrado en La Habana a principios de noviembre.

Este lunes trascendió que el ministro de Cultura de Venezuela, Ernesto Villegas, respondió un artículo publicado en el medio digital chileno El Líbero sobre la supuesta implicación de los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua en el estallido de protestas en Ecuador y Chile.

“Ahora resulta que esta cuenta, es una de las que agitan Twitter para que en #Chile se mantengan las movilizaciones. Gracias, señores, me dejaré el bigote a ver si, como Nicolás Maduro, logro mover más chilenos para que abran alamedas”, escribió el funcionario venezolano.

A finales de octubre el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, también había denunciado un “patrón” de desestabilización proveniente de Venezuela y de Cuba, dirigido hacia Colombia, Ecuador y Chile.

En el último trimestre de 2019 se produjeron protestas antigubernamentales en Ecuador, Colombia y Chile. Además, en Bolivia el exgobernante Evo Morales Ayma tuvo que renunciar a su cargo por las protestas sociales que ocasionó su cuarta reelección.