La Policía controla una cola en Cuba. / VENCEREMOS.-

‘Van quedando atrás opciones como las multas y las advertencias’, dice la prensa oficial.

 

DDC, Guantánamo 

—El Tribunal Municipal Popular de Yateras, municipio de la provincia Guantánamo, condenó a un año de privación de libertad a un ciudadano de esa localidad por no usar nasobuco en prevención del Covid-19, bajo el delito de desobediencia.

Mientras, en el territorio de Manuel Tames, de la propia provincia, la instancia judicial local sancionó a idéntica pena y por la misma razón a otra persona. Según el semanario oficial Venceremos, en el segundo caso se trató de “un seropositivo el VIH” sobre quien “se hizo sentir enérgica la acción de la ley.”

Las autoridades cubanas insisten en llevar a los tribunales y sancionar con dureza a quienes incumplan las orientaciones de aislamiento y protección.

Elaine Navarro Navarro, presidenta del Tribunal Provincial Popular de Guantánamo, explicó que el enfrentamiento en una primera etapa “tuvo su acento en el trabajo preventivo, de persuasión, pero en la medida en que pasan los días y la situación epidemiológica se agrava y complejiza van quedando atrás opciones como las multas y las advertencias, y aumenta la severidad frente a los transgresores.”

Precisó que entre el 25 de marzo y el 15 de abril, allí se han tramitado 20 acusaciones por desobediencia, cuatro por desacato e igual número por especulación y acaparamiento; tres por apropiaciones indebidas; dos por conductas de propagación de epidemias; y un caso, respectivamente, por resistencia, atentado, desorden público, uso indebido de recursos materiales y financieros, usurpación de funciones y actividad económica ilícita.

El Gobierno provincial presentó un informe donde señaló que la Policía ha aplicado en el mismo periodo 1.066 multas y decomisado “determinadas cantidades de picadillo de res y pavo; paquetes de salchicha y de refresco Piñata; pan, aceite vegetal, cajas de pollo, bolsas de leche en polvo, 25 cajas de cerveza, 60 pomos de refresco Hola, siete sacos de frijol colorado, 55 de malanga, 88 de chícharo sustraído a la canasta básica, combustibles diesel y gasolina, y hasta un camión particular.”

El viernes último, el Gobierno de La Habana informó que hasta la fecha en ese territorio existen 1.476 denuncias, más de 333 procesos judiciales y han sido sancionadas más de 180 personas, de las cuales 44 cumplen privación de libertad, según comentó Dyxán Fuentes Guzmán, fiscal jefe provincial, al semanario oficial Tribuna de La Habana.

Miguel Díaz-Canel indicó esta semana “actuar con severidad” ante quienes continúan desafiando las medidas que las autoridades han tomado para frenar el contagio del Covid-19. “El que no esté en una cola para un trámite o compra, hay que mandarlo para la casa y si se resiste tomar otras decisiones”, dijo.

“Aquí hay planteada una medida de aislamiento social, que comprende que solo puede salir uno por familia al lugar donde se esté dando algún servicio para la población. Entonces aquí no tiene que haber gente en los parques, ni caminando por las calles. Vamos a actuar más directamente contra todas esas personas”, reiteró.