Prueba de una vacuna alemana contra el Covid-19 – Reuters.-

El Centro Británico de Ciberseguridad ha denunciado este ataque, del que está acusado el grupo ATP29

Ivannia Salazar Ivannia Salazar, corresponsal en Londres / ABC | 16/07/2020.-

Así lo reveló este jueves el Centro Nacional de Seguridad Cibernética del Reino Unido (NCSC) en un comunicado, que concretamente señala a un grupo conocido como APT29. Según el Centro, es «casi seguro» que el equipo de «hackers», también conocido como «los Duke» o «Cosy Bear», está operando como parte de los servicios de inteligencia del Kremlin, ya que el objetivo de los ataques es robar secretos médicos. Aunque no confirmaron si alguno de los intentos ha tenido éxito, explicaron que ninguna de las investigaciones sobre las vacunas se ha visto comprometida.

El Centro Nacional de Seguridad Cibernética asegura que ya compartió la información con sus homólogos en Estados Unidos y Canadá, que en todo caso ya conocen al grupo de «hackers», que lleva varios años activo, porque ha protagonizado ciberataques contra gobiernos y empresas de diferentes sectores. Además, el aviso de seguridad pretende alertar a los grupos potencialmente afectados para que tomen medidas que disminuyan el riesgo.

«Condenamos estos despreciables ataques contra aquellos que realizan un trabajo vital para combatir la pandemia de coronavirus», manifestó Paul Chichester, director de operaciones del NCSC, quien añadió que «al trabajar con nuestros aliados, el NCSC se compromete a proteger nuestros activos más críticos y nuestra principal prioridad en este momento es proteger el sector de la salud» e instó «a las organizaciones a familiarizarse con los consejos que hemos publicado para ayudar a defender sus redes».

El ministro de Exteriores, Dominic Raab, dijo en un comunicado que «es completamente inaceptable que los servicios de inteligencia rusos se dirijan a quienes trabajan para combatir la pandemia del coronavirus», y detalló que «mientras que otros persiguen sus intereses egoístas con un comportamiento imprudente, el Reino Unido y sus aliados continúan con el arduo trabajo de encontrar una vacuna y proteger la salud global». Por último, Raab advirtió que «trabajaremos con nuestros aliados para pedir cuentas a los perpetradores».