Israel Rojas, del dúo Buena Fe (CUBADEBATE).-

Según publicó el sitio oficial Cubadebate, de “37 unidades artísticas que pudieron haber promocionado su trabajo en el territorio de EEUU, solo 24 obtuvieron el permiso de entrada a este país.

DDC, La Habana.-

—Las autoridades cubanas se han quejado de que una decena de proyectos musicales han dejado de promocionarse en EEUU en lo que va de año, una situación de la que culpan una y otra vez al embargo y su “recrudecimiento” por parte de la actual Administración de Donald Trump.

Según publicó el sitio oficial Cubadebate, de “37 unidades artísticas que pudieron haber promocionado su trabajo en el territorio de EEUU, solo 24 obtuvieron el permiso de entrada a este país, lo que denota un decrecimiento en 13 proyectos con respecto al año anterior”.

El medio reconoció, no obstante, “el positivo impacto promocional que tuvo el Festival de Artes de Cuba realizado en el Kennedy Center de Washington, que contó con la presencia de 104 músicos” y que levantó críticas de sectores del exilio cubano en territorio estadounidense.

Varias compañías estadounidenses han manifestado su interés en negociar con la agencia estatal BIS MUSIC, pero por temor a sanciones del embargo se han negado a enviar su documentación legal para efectuar los contratos correspondientes. Según el medio oficial, por esta razón “se han registrado pérdidas de más de 100.000 dólares”.

“Solo en 2018 la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM) reportó pérdidas de alrededor de 3.060.000 dólares”, añadió.

Las autoridades se han quejado de afectaciones en la utilización de pasarelas de pago, trabas en los trámites migratorios, cancelaciones de presentaciones artísticas, además en el equipamiento en los estudios de grabaciones y en la importación de materias primas.

Agrupaciones del catálogo de la estatal Musicuba no pudieron realizar presentaciones en los EEUU. Leoni Torres, El Club de los Soneros Dorados, el Septeto Santiaguero y Alain Pérez, entre otros, se vieron obligados a viajar a un tercer país por la cancelación en La Habana de trámites migratorios.

Cubadebate también mencionó que empresarios tradicionales que trabajaban hace años con agrupaciones artísticas cubanas no lo hicieron en 2018, entre ellas el dúo Buena Fe.

Israel, integrante de la agrupación, culpó al embargo de que la música de artistas cubanos residentes en la Isla no se ubique convenientemente “en los grandes circuitos de mercado”.

“Hoy existen condiciones para que la industria nacional se sobreponga y a partir de un estudio y un rediseño tenga un mayor alcance. No es menos cierto que el bloqueo ha afectado tremendamente y no solo a Buena Fe, sino a generaciones de músicos que han visto pasar sus mejores días creativos sin haber podido llegar al público que potencialmente podrían tener fuera de Cuba”, dijo el cantante.

Para Yoel, el otro integrante del dúo, la alternativa es “seguir apostando y denunciando, para que nos quiten el bloqueo, sino nuestros hijos y nuestros nietos van a heredar el mismo problema”.

Israel consideró que “la mejor manera es adaptarse”.

“Hemos nacido con esa situación, pero eso no nos impide avanzar, seguir creando y encontrando los recursos, buscando amigos que te ayudan. Siempre hay gente enamorada de lo que hacemos. No solo la de Buena Fe, sino toda la música cubana. Hoy el mundo se ha vuelto más multipolar y eso también abre oportunidades”, independientemente de lo que catalogó como “asedio y persecución”.

Los trovadores han estado en el foco de la polémica en varias oportunidades. El dúo levantó críticas en 2016 por sus homenajes al difunto Fidel Castro que terminaron con la cancelación de una gira por EEUU. Asimismo, se vio a los dos cantantes reunirse con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, con el que incluso aparecieron en el programa televisivo del mandatario montando en un carro.