Hace un par de décadas hubiera sido impensable en Cuba que los estudiantes se tomaran una pausa de casi dos semanas por las fiestas navideñas. (14ymedio).-

 

 

—Hay triunfos que se celebran en voz alta, con gestos de orgullo por la victoria alcanzada y expresiones de júbilo popular. Otras, sin embargo, se viven de forma más discreta para evitar que puedan ser revocadas o arrebatadas. A este último grupo pertenece la recuperación, sin fanfarria ni celebraciones, de las vacaciones navideñas que han logrado los estudiantes cubanos en los últimos años.

El próximo viernes será un día especial en las aulas de esta Isla porque en muy pocas de ellas se impartirán clases. Con antelación se celebrará el Día del Maestro, programado para el 22 de diciembre pero que en este 2019 cae un domingo. Junto a los regalos para los profesores y las fiestas organizadas con los recursos que han donado los padres, los alumnos también estarán despidiéndose de sus colegas hasta nuevo año.

Hace un par de décadas hubiera sido impensable en Cuba que los estudiantes se tomaran una pausa de casi dos semanas por las fiestas navideñas. Quienes fuimos a la escuela en los años 70, 80 y buena parte de los 90, nunca pudimos disfrutar de un verdadero periodo de descanso por estas fechas. Si acaso, lográbamos no ir a las aulas tras presentar un “hago constar” médico por alguna enfermedad (muchas veces ficticia) o después de mostrar un impostergable pasaje hacia otra provincia.

Solo en diciembre de 1997, unos pocos días antes de que el papa Juan Pablo II visitara la Isla, Fidel Castro declaró feriado el 25 de diciembre por primera vez en décadas

Solo en diciembre de 1997, unos pocos días antes de que el papa Juan Pablo II visitara la Isla, Fidel Castro declaró feriado el 25 de diciembre por primera vez en décadas. Después de eso, poco a poco, como conquistadores que se adueñan en silencio de un territorio, corriendo cada noche unos centímetros la cerca, los cubanos fueron forzando el estrecho límite del descanso. Hasta el punto de que en las escuelas ya se ha llegado al acuerdo tácito de que los alumnos no van a clases desde el penúltimo viernes de diciembre y hasta el primer lunes de enero, en caso de que éste no sea feriado.

¿Qué grupo en particular protagonizó la recuperación de esta pausa navideña? Ninguno. ¿Se anunció en algún medio oficial que habían sido decretadas dos semanas de pausa docente para todos los niveles escolares del país? No. ¿Alguien ha salido a celebrar en las calles que ahora no tendrá que ir a clases y podrá disfrutar con su familia de este tiempo de balance y festejos? No.

Como esas victorias que nadie se adjudica y que se disfrutan en voz baja, las vacaciones navideñas han vuelto a las escuelas cubanas. Y así, hay otros triunfos que hemos acumulado también sin algarabía pero de forma irreversible.