Pizarra de arribos del Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana la última jornada antes del cierre de fronteras. DEUTSCHE WELLE/CAPTURA DE PANTALLA.-

 

Aquellos a los que el Gobierno prometió un ‘destino seguro’, tratan de conseguir regresar a sus países.

DDC, La Habana 

—Luego de que a la medianoche del pasado lunes el Gobierno cubano cerrara el acceso de los turistas extranjeros a la Isla como medida de prevención ante el incremento de los casos de contagiados por el Covid-19, alrededor de 32.000 visitantes han quedado varados en el país.

De acuerdo con un reporte en video de la agencia alemana Deutsche Welle desde La Habana, los turistas deben aguardar hasta que las líneas aéreas les asignen un asiento para retornar a casa, mientras las autoridades les prohíben salir de los hoteles y de las casas en las que se alojan.

El lunes en la noche, el primer ministro Manuel Marrero anunció la prohibición de salida del país a los cubanos residentes en la Isla y el confinamiento de los turistas que aún no habían salido del país.

El funcionario señaló que hay 9.413 los turistas foráneos alojados en casas particulares, y anunció que estos serán trasladados gradualmente a instalaciones estatales, para permanecer en confinamiento. Advirtió también de la suspensión de todas las excursiones y de la renta de autos de turismo.

Las medidas de las autoridades cubanas fueron anunciadas apenas una semana después de que el propio Gobierno considerara que Cuba era un “destino seguro” e invitara a los vacacionistas a beneficiarse de las altas temperaturas tropicales, presuntamente inhibidoras de la propagación de la pandemia, hoy presente en casi 180 países.