Yanier Suárez Tamayo muestra las marcas que le dejaron dos años y tres meses de prisión por un presunto delito de desobediencia.

Golpizas, celdas de castigo, uso de drogas para reducir a los reclusos, están entre los suplicios habituales. (Video: Santiago de Cuba / UNPACU).-