Miguel Díaz-Canel y Lis Cuesta junto a Alberto Fernández durante su toma de posesión. / REUTERS.-

 

Las administraciones de Raúl Alfonsín, Carlos Menem, Néstor Kirchner y Mauricio Macri intentaron sin éxito cobrar la deuda, que data de 1973.

DDC, Buenos Aires 

—El Gobierno de Argentina ha iniciado gestiones con el objetivo de cobrarle a Cuba una deuda de 2.700 millones de dólares que data de inicios de la década del 70, cuando gobernaba el país sudamericano Raúl Alberto Lastiri, informó el diario La Nación.

Durante la cumbre de la CELAC, realizada en enero del presente año, el canciller argentino, Felipe Solá, recordó al ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, de la existencia de la mencionada deuda.

El dinero, según el diario argentino, lo habría pedido el Gobierno de la Isla con el objetivo de financiar la venta de tractores, maquinaria agrícola, camiones y vehículos Fiat 125, Renault 12, Ford Falcon, Ami 8 y Peugeot 404.

Tras los fracasos de las administraciones anteriores en la negociación de la deuda, que abarca desde Raúl Alfonsín hasta Mauricio Macri, pasando por Carlos Menem y Néstor Kirchner, el canciller Solá piensa proponer una oferta flexible, que podría abarcar inversiones argentinas en la Isla y exportaciones.

Las discusiones, según la prensa argentina, avanzan en la línea de vender tecnología local para aumentar la producción de cultivos.

Se espera que las negociaciones no sean agresivas, pues la vicepresidenta Cristina Fernández Kirchner mantiene muy buenas relaciones con Cuba, a donde ha viajado con frecuencia en los últimos tiempos.

Durante el mandato de Néstor Kirchner se iniciaron gestiones para el cobro de la deuda, en las cuales los sudamericanos proponían “aceptar tecnología para medicamentos y tratamiento de discapacidades, así como licitar en el mercado argentino bonos de deuda cubana que les permitieran a sus tenedores participar del turismo en el Caribe”, pero los cubanos lo fueron postergando.

También Carlos Menem, en el año 1995, envió varias misiones a La Habana para alcanzar un acuerdo, pero tampoco consiguió una respuesta positiva.

La deuda originalmente ascendía a 1.278 millones de dólares, pero debido a los intereses durante casi 50 años se le sumaron otros 1.412 millones de dólares, alcanzando los 2.700 millones actuales, que solo representan el 6% del dinero que Argentina debe al Fondo Monetario Internacional (FMI).

El Gobierno de Argentina, un país que se encuentra sumamente endeudado, promulgó este domingo un decreto por el cual aprueba los términos de la propuesta de reestructuración de deuda, acordada con los principales acreedores, e indicó que lo presentará este lunes ante la Comisión de Valores de Estados Unidos.

El Ministerio de Economía, dirigido por Martín Guzmán, indicó en un comunicado que al reestructurar esos 66.238 millones de dólares de deuda se aportará “alivio en el endeudamiento”, después de que el pasado 4 de agosto los bonistas principales aceptaran la oferta de canje del Ejecutivo de Alberto Fernández.