Activistas de Holguín se suman a la Campaña Pa’ la calle.-

Redacción RTVMartí.-

—La campaña “Pa’ la Calle” realizó en varias regiones de Cuba denuncias públicas contra el régimen por la negligencia y desatención al pueblo durante la crisis mundial por la pandemia del coronavirus.

Un comunicado de la Asamblea de la Resistencia destacó que las protestas tuvieron en toda la isla el jueves.

Además, según el canal de Youtube del activista Yoel Bravo, el viernes aparecieron carteles en Santa Clara, provincia de Villa Clara, donde se exigía al gobierno regulaciones para evitar el avance del COVID-19.​

En los videos colgados en el canal de YouTube de Radio República, los activistas expresaron sus preocupaciones y denuncian la negligencia del régimen al no cerrar las fronteras para evitar el contagio y no tomar medidas para evitar las aglomeraciones de personas en las calles.

Desde Placetas, también en la provincia de Villa Clara, la activista Arianna López denunció al régimen por el “futuro incierto al que el gobierno ha llevado al pueblo”.

“Pienso y me preocupo por mis hijos, por los presos en las mazmorras sufriendo todo tipo de vicisitudes y por mi país”, destacó la activista.

Desde Ciego de Ávila, en el oriente de la isla, la activista de derechos humanos Yoleisis Pérez se unió a la campaña “Pa’ La Calle” y formuló su denuncia a través de un audio divulgado en las redes.

Una ciudadana cubana que desde su hogar se sumó a la protesta bajo la campaña, detalló las carencias que enfrentan todos en el país, que enfrenta la pandemia en medio de la pobreza y el desamparo.

“No tenemos nada, no hay comida, no hay jabón, no hay aseo, no hay vitamina C, no hay nasobucos (mascarillas), los niños están desprotegidos, el agua se nos va hasta quince días”, recordó la mujer.

En la provincia de Holguín, Dámaso Fernández Diomeadiós se sumó a la campaña y a través de un video reclamó a la dictadura el cierre de las fronteras por la pandemia.

En la capital, miembros del Movimiento Coronel Vicente Méndez condenaron al gobierno por permitir la entrada al país de un crucero con personas afectadas por el coronavirus, al mismo tiempo que no se preocupa por la población.