Por IVAN PENTCHOUKOV / LA GRAN EPOCA | 05 de diciembre 2020.-

La petición de impugnación (pdf), presentada ante el Corte Suprema del condado de Fulton, afirma que varios funcionarios electorales de Georgia cometieron “repetidas violaciones del código electoral” que “constituían un abandono del marco debidamente promulgado por la legislatura para la celebración de las elecciones y la elección de los electores presidenciales, en contra de la ley de Georgia y la Constitución de Estados Unidos”.

La campaña está pidiendo al tribunal que declare inelegibles a los votantes que emitieron votos durante las elecciones del 3 de noviembre, que anule los resultados de las elecciones y que ordene una nueva elección presidencial en el estado, entre otros recursos.

“Lo que se presentó hoy documenta claramente que hay literalmente decenas de miles de votos ilegales que fueron emitidos, contados e incluidos en las contabilizaciones que el secretario de Estado se está preparando para certificar”, dijo Ray Smith, abogado principal de la campaña presidencial de Trump. “Las irregularidades masivas, los errores y el posible fraude violan el Código Electoral de Georgia, lo que hace imposible saber con certeza el resultado real de la elección presidencial en Georgia”.

La denuncia va acompañada de declaraciones juradas de residentes de Georgia que alegan que los funcionarios electorales no verificaron las firmas de los votos e impidieron que los supervisores electorales republicanos observen adecuadamente el recuento de votos. En algunas de las declaraciones juradas se describe la aparición de extraños votos de ausencia y de correo “prístinas” que no tenían los pliegues creados cuando las boletas se doblan para que quepan en un sobre privado.

Los denunciantes también citan a expertos en datos que identificaron varios grupos de personas que votaron ilegalmente, entre ellos “2560 delincuentes; 66,247 votantes menores de edad, 2423 votos de personas no inscritas; 1043 personas inscritas en apartados de correos; 4926 personas que votaron en Georgia después de inscribirse en otro estado; 395 personas que votaron en dos estados; 15,700 votos de personas que se mudaron fuera del estado antes de las elecciones; 40,279 votos de personas que se mudaron sin volver a registrarse en su nuevo condado; y otros 30,000 a 40,000 votos de personas ausentes sin la debida coincidencia de firmas y verificación”.

“El secretario de Estado organizó la peor certificación para una elección en la historia de Georgia”, dijo Smith. “Estamos pidiendo a la Corte que anule la certificación de la elección presidencial y ordene una nueva elección estatal para presidente”.

En la semana anterior a la presentación de la candidatura, Georgia realizó un recuento automático de la elección presidencial que se espera muestre como ganador al exvicepresidente Joe Biden.