El pago con tarjeta puede ser a veces una tarea a la que dedicar horas en Cuba. (Cubatel).-

 

Con aparatos obsoltetos y mala conexión, el abono con este método puede llevar toda una tarde.

 

El punto de venta de materiales de construcción al que acudió ha puesto en marcha las medidas de “la informatización de la sociedad” cacareadas por el Gobierno, introduciendo el pago con tarjeta magnética como único.

“Por suerte yo tengo tarjeta pero no funcionaba, porque ‘la conexión se cayó’, ‘el sistema no sirve’…, contaba el cliente. “Ante la demora, se fue acumulando una gran cantidad de personas que intentaban pagar sus materiales y no lo lograban porque no se podía terminar el proceso. Finalmente, después de horas de ir y venir la conexión, se pudo resolver”.

El cliente, que asumía con humor la tarde perdida, no dejaba de preguntarse por qué se impone una sola forma de pago con las dificultades tecnológicas que, se sabe, van a venir. Ni por qué no aceptaban dinero en efectivo.

“Una total locura. Y ahora cito las palabras textuales de la trabajadora: ‘Con estos aparatos obsoletos y esta conexión malísima no se puede trabajar… Pero así salen por el televisor haciéndose los tecnológicos'”.