El historiador y activista de los derechos humanos, Manuel Cuesta Morúa, advierte que el Consejo de Derechos Humanos está mal encaminado, pero puede y debe ser reformado. (Imagen de junio de 2018, de Adalberto Roque / AFP).

—La campaña “El Consejo de los Derechos Humanos para las y los ciudadanos” lanzó un video para exhortar a la comunidad mundial a solamente aceptar como miembros del organismo de la ONU “a aquellos gobiernos celosos de respetar a su gente, sus vidas, su dignidad y sus libertades”.

“Este año”, advierte el video difundido en YouTube por Propuesta 2020 y la Plataforma Pro Derechos Humanos, “parece que se han puesto de acuerdo regímenes de comportamiento infame para llegar, sentarse, intercambiar y compartir ideas (en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU) de cómo mejor violar los derechos de sus pueblos y salir ilesos”.

 

“China, Rusia, Arabia Saudita y Cuba esperan ser recibidos allí por Venezuela, todos juntos para ajustar el Manual de Violadores a Escala Global”, subraya la campaña.

Acerca de Cuba, y su posible ingreso al Consejo en este mes de octubre, el video recuerda la realidad que se vive en la isla:

  • Los derechos humanos son violados todos los días
  • Las familias carecen de alimentos
  • Los trabajadores no tienen salarios de calidad
  • Las mujeres son cada vez mas atropelladas
  • Los barrios, sobre todo aquellos donde viven los y las afrodescendientes, no tienen mejores condiciones
  • Y las voces de todos son cada vez mas violentadas

No obstante, también plantea un argumento optimista: El Consejo de Derechos Humanos “debe y puede empezar a cambiar a partir de este año 2020”, pues es una entidad que “debe ser de los ciudadanos y las ciudadanas, no solo para los Estados”.

“Los Estados solo tiene deberes y responsabilidades; la ciudadanía, derechos a proteger”, señala el video que pide, con voces unidas de Cuba y todo el mundo, “una reforma profunda” del organismo de la ONU.

Este video de la campaña “El Consejo de los Derechos Humanos para las y los ciudadanos” está basado en un discurso del opositor Manuel Cuesta Morúa y es narrado por Iris Ruiz. La música es de David D’Omni y el Director de Arte y editor es el omnipoeta, Amaury Pacheco.