Una mujer viaja en un triciclo por una calle de La Habana tras comprar algunos alimentos en un mercado estatal. (AP/Ramon Espinosa).-

 

—Naciones Unidas considera a Cuba entre los países de América Latina y el Caribe en riesgo de inseguridad alimentaria severa en el 2020, según un informe emitido en medio de la pandemia de coronavirus.

Desde La Habana, el historiador y economista Roberto Díaz Vázquez dijo a Radio Televisión Martí que “Cuba, ya antes de la propagación del COVID-19, estaba presentando dificultades con sus finanzas internas, profundizadas con algunas de las restricciones impuestas por Estados Unidos”.

Imagen ilustrativa. Una cola para comprar alimentos en una calle de La Habana. (Yamil Lage/AFP)

LEE TAMBIÉN

“El pueblo se tiró a la calle”: siete personas arrestadas tras 24 horas de cola para comprar alimentos

Un comunicado del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA, por sus siglas en español) señala que la cifra de personas en riesgo de inseguridad alimentaria severa en la región aumentaría de 3.4 millones en 2019 a unos 13.7 millones este año.

“El sustento de las personas, no solo de América Latina, sino también de África, puede estar en un orden verdaderamente preocupante, obviamente porque tienen economías deprimidas, con bajos ingresos, con situaciones terribles debido a los cierres de frontera y la eliminación del comercio fluido”, apuntó el especialista.

El PMA hizo estas proyecciones a partir de estados y subregiones donde presta asistencia técnica y tiene operaciones en curso.

Trabajadores con máscaras protectoras por el coronavirus viajan en un camión en La Habana. (AP/Ramon Espinosa)

LEE TAMBIÉN

Régimen cubano consigue dos años más para pagar su deuda al Club de París

Están en riesgo, además de Cuba, Bolivia, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Perú, República Dominicana, y pequeñas naciones en desarrollo en el Caribe.

“Las auténticas circunstancias en Cuba no son asequibles para las personas del común e, incluso, ni para el mundo académico, pues los organismos compiladores, en este caso la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) no brinda informaciones actualizadas de lo que ocurre”, lamentó Díaz Vázquez, director de la Fundación Logos, que tiene entre sus objetivos la implementación y el estudio de políticas públicas y el tratamiento a los espacios de inversión privados de la nación.

Lo que sí se conoce, refiere el experto, es que “entre un 73 a un 78 por ciento de la tierra cultivable en el territorio nacional está siendo subutilizada o lo que es igual, no está siendo cultivada”.

Una estampa del campo cubano en plena pandemia. AP Photo / Ramon Espinosa

LEE TAMBIÉN

Campesinos recelan de donativo de 1,5 millones de euros

Coo consecuencia, la producción de alimentos en la isla no cubre ni en un 50 por ciento de la demanda interna. “El gobierno cubano ha tenido que realizar durante más de 40 años importaciones ingentes de productos agrícolas, lo cual no ha mermado en los últimos tiempos”, destacó el académico.

“De hecho, hoy los productos e insumos como viandas, hortalizas, vegetales, frutas y demás están muy deprimidos en el mercado nacional, en el de las importaciones y en el de las exportaciones más aún”, anotó.

Para muchos expertos la insuficiencia alimentaria en Cuba ahora mismo constituye uno de los principales retos del régimen cubano.

“No sólo es un problema desde el punto de vista social, sino también desde el punto de vista político, porque la carencias de alimentos y productos básicos puede instalar un escenario no deseado para la actual administración cubana”, puntualizó Díaz Vázquez.

“Me estoy refiriendo a la probabilidad, que va creciendo con el transcurrir de los días, de conflictos sociales que puedan ser detonantes en diferentes barrios marginales, e inclusive insalubres, de las grandes ciudades cubanas, como pueden ser Santiago de Cuba, Villa Clara o La Habana”, recalcó.

Un campesino vigila las vacas en una finca a las afueras de La Habana. (AP/Ramón Espinosa)

LEE TAMBIÉN

“Sin Campo no hay País”: lanzan campaña para evitar hambruna en Cuba (VIDEO)

“A esto se añaden las deudas que Cuba tendría que amortizar, por ejemplo, al Club de París, al que debe pagar 80 millones de dólares este año, y que evidentemente esos pagos van a tener moras o retrasos”.

“Sin embargo”, subrayó el investigador, “la política nacional está siendo orientada hacia un cambio en la matriz económica y en las matrices energéticas, porque es inviable el sostenimiento de un esquema político sin que una economía solvente y sustentable lo mantenga en el lugar en que está de alguna manera”

Díaz Vázquez indicó que “hay un cambio perceptible para muchos sectores, e incluso para el mismo Estados Unidos y gobiernos afines: Cuba está enfocándose, y de una manera apresurada, hacia una nueva manera de concebir el mercado, y de qué manera este debe ser nutrido, debe ser implementado en el país y ejemplificado en la vida social del mismo. Lo que ocurre es que esta aceleración está ocurriendo de manera macro”.

“Evidentemente, el gobierno cubano ha entendido que tiene que practicar el doble juego de pretender pensar políticamente de una manera y actuar económicamente de otra”, concluyó el directivo del grupo independiente Logos.

La nota de la ONU señala que a las afectaciones por el COVID-19 se suma, a partir de junio, la temporada ciclónica en la región, como un riesgo adicional ante el que piden preparación a los gobiernos.