Granma / Cubadebate
Imagen referencial / Foto © Granma / Cubadebate.-

—El Ministerio de Salud Pública cubano suspendió la aplicación de los llamados test rápidos para detectar el coronavirus debido a la ineficiencia de los resultados, informó un reporte del diario oficialista Ahora.

La doctora Yanelis Calviño Vega, jefa del Puesto de Dirección de Salud Pública en la provincia de Holguín, explicó que las autoridades sanitarias le darán más importancia a los controles epidemiológicos.

“Debido a la ineficiencia de los resultados aportados por la aplicación de los conocidos test rápidos, en todo el país se decidió la suspensión de este control, por lo cual se ponderarán los criterios clínicos y epidemiológicos a la hora de identificar contactos y sospechosos, a partir de los positivos confirmados”, afirmó.

En marzo el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del MINSAP, informó que el país había recibido más de 100 mil de estos test rápidos para aplicar a las personas en aislamiento o con síntomas de la enfermedad.

Las pruebas fueron donadas a Cuba por la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud. La mayor parte del lote había sido enviado desde China y el resto desde Marsella, en Francia.

Los llamados test rápidos detectan los anticuerpos que desarrollan las personas que han estado en contacto con la enfermedad como un mecanismo de defensa.

Al ser mucho más económicos se le aplica a los pacientes sospechosos, y a quienes resulten positivos se les realiza el PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa, por sus siglas en inglés), una técnica molecular que permite la detección del ARN del nuevo coronavirus en las personas contagiadas.

Cuando el doctor Durán presentó los test en su habitual conferencia de prensa dijo que generalmente entre ambas pruebas había una concordancia de más del 95%.

En las últimas semanas Cuba ha sufrido un rebrote de la enfermedad. Este jueves el MINSAP informó de otros 40 casos positivos al nuevo coronavirus, para un total de 5.310 infectados desde el inicio de la pandemia. Actualmente hay 8.547 personas ingresadas, entre los diagnosticados y los sospechosos.