Para Randy Alonso Falcón, se trata de ‘una operación especial de apagón informativo’ contra el medio oficial.

DDC, La Habana.-
Nuevo perfil del medio.
Nuevo perfil del medio. TWITTER

 

—El medio oficial Cubadebate regresó a Twitter a través de una nueva cuenta en esa red social, a cuya administración acusó de aplicarle “una operación especial de apagón informativo” que mantuvo al medio fuera de las redes durante casi un mes y le impidió recuperar su cuenta oficial anterior.

El director del portal, Randy Alonso Falcón, aseguró en una nota que la suspensión de la antigua cuenta obedeció a una acción de censura que tuvo lugar el pasado 11 de septiembre de manera sorpresiva, “ejecutada poco antes del inicio de una Mesa Redonda con el presidente cubano, anunciada pocas horas antes de ese mismo día.”

Lo que, según Alonso Falcón, fue “un ensayo premeditado de los servicios especiales de Estados Unidos, un acto de guerra cibernética”, supuso una medida de Twitter para cerrar miles de cuentas en todo el mundo por difundir noticias falsas.

De acuerdo con Twitter, tales cuentas eran usadas como herramientas de manipulación política. Entre otras, fueron canceladas más de 1.000 perfiles relacionados con el partido Alianza PAÍS, del presidente ecuatoriano Lenin Moreno, y más de 200 operadas por el Partido Popular español.

En Cuba, varias cuentas oficialistas fueron suspendidas, aunque Twitter las volvió a restablecer pocos días después.

“Continuaremos fortaleciendo Twitter contra los intentos de manipulación (lo que incluye las cuentas automáticas maliciosas y el spam) y cualquier otro incumplimiento de nuestros Términos de servicio”, explicó la administración de la red social en esa ocasión.

Alonso Falcón no mencionó esta circunstancia en su nota, donde insistió en que ha habido “ensañamiento” con el medio que dirige.

“El pasado miércoles 2 de octubre, exactamente tres semanas después de la operación de silenciamiento, Twitter comunicó a Cubadebate que no aceptaría ningún otro reclamo para la devolución de la cuenta oficial de nuestro portal digital, el que más seguidores tenía entre los medios de comunicación cubanos. (…) Tampoco han sido devueltas las cuentas de una parte significativa de nuestros periodistas y algunos colaboradores. ¿Pretenden acallar nuestras voces?”, se quejó.

En marzo de 2018, Twitter cerró docenas de cuentas falsas dedicadas a la propaganda castrista de cara al “proceso electoral”, y que se presentaban como pertenecientes a jóvenes cubanos.

La acción de Twitter se produjo después de una denuncia del Directorio Democrático Cubano, con sede en Miami, que en un comunicado acusó al régimen de promover “con perfiles engañosos” su “farsa electoral”.

La organización dijo que esto ocurría mientras “la prensa oficialista cubana proclamaba que millones de usuarios de internet verían ‘lo que de verdad sucede en Cuba’ a través de jóvenes cubanos reafirmando su voto a favor del castrismo en los medios sociales”.

Los perfiles seguían un mismo patrón: textos a favor del régimen y uso fraudulento de fotos de actores y modelos.

Entre las fotos utilizadas en las cuentas estaban las del bailarín italiano Robert Bolle, la modelo francesa Arnaud Francois, la actriz colombiana Paola Rey y la estadounidense Hayden Panetierre.

Muchas de las cuentas contenían declaraciones de patriotismo. “Soy joven y sencilla, identificada con la justicia y la libertad. Me gusta escuchar música y admirar los paisajes de mi hermosa Cuba. Si quieres conocerme, sígueme”, decía uno de los perfil, bajo el nombre de Magela Ortega.

En 2016, la red social suspendió temporalmente la cuenta de la agencia oficialista Prensa Latina por considerar sus contenidos spam.

En agosto pasado, Twitter reveló que había identificado “una red de más de 200.000 cuentas falsas basadas en la República Popular China que intentaban sembrar la discordia sobre el movimiento de protesta en Hong Kong.”

La medida es la última de una serie de acciones de los gigantes de las redes sociales, como Facebook y Twitter, para combatir la manipulación de las audiencias perpetrada a menudo por entidades controladas por los estados que disfrazan o automatizan sus cuentas.

Le sigue a una decisión similar de Facebook, el mes pasado, que eliminó cuentas falsas con sede en Egipto, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos por publicar información errónea sobre algunos puntos del conflicto de Medio Oriente y otras con “comportamiento inauténtico coordinado” enfocado en Hong Kong.