Algunos de los productos de la empresa. / JOSÉ LUIS CAMELLÓN / ESCAMBRAY.-

 

Elabora productos de zanahoria, remolacha, cebolla, coctel de frutas, macedonia, tostones precocinados, entre otros.

DDC, Sancti Spíritus 

—La Unidad Empresarial de Base (UEB) Frutas Selectas de Sancti Spíritus echó a andar una moderna línea de procesamiento de frutas y vegetales destinados al abastecimiento de la red turística del territorio y de provincias aledañas.

Mientras el MINSAP orienta a los ciudadanos alimentarse con productos ricos en vitamina D, que fortalece el organismo ante el contagio con el Covid-19, entre ellos vegetales de hojas verdes y frutas frescas, las producciones de esta entidad buscará “sustituir importaciones”, reportó el periódico oficial Escambray.

La nueva tecnología, fabricada en Alemania e Italia, permite cocinar al vapor, ultracongelar los productos (hasta menos 50 grados) y envasar al vacío (cero oxígeno), procesos que aseguran durabilidad e inocuidad a los alimentos y posibilitan disponer de ellos fuera de las épocas de cosecha, aseguró William Díaz Dueñas, su director.

Añadió el directivo que la línea dispone, además, de una troceadora que permite elaborar el producto de diversas formas y una trituradora para hacer pastas y polvos de cebolla, ajo y condimento seco mediante la deshidratación.

La nueva planta permite sustituir 11 renglones que hoy se importan para abastecer a la cadena turística de la provincia y de la cayería norte de la Isla, donde hay decenas de hoteles.

William Díaz explicó que la producción de la línea puede cubrir entre un 30 y un 40% del total de la demanda de surtidos importados como zanahoria, remolacha y cebolla en diferentes formatos; asimismo, se pueden obtener otros productos como el coctel de frutas y la macedonia, esta última elaborada con habichuela, papa, zanahoria y maíz tierno, una oferta que sustituye el pitipuá.

También la fuente informó que se incorporan los tostones (chatinos) precocinados de plátano vianda.

“El objetivo es brindar un nivel de ofertas de calidad con producción nacional en momentos en que esas hortalizas, vegetales y frutas están fuera de su período de cosecha, lo cual propicia que disminuya una parte de la importación que hoy realiza el país”, dijo.

De manera excepcional, y debido a la “paralización de la operación turística, dichas producciones se destinan a la población de zonas urbanas y comunidades rurales”, comentó. Solo entre abril y mayo, la empresa vendió unas 140 toneladas de productos, entre viandas, frutas, hortalizas y jugos a los cubanos.

Díaz agregó que la producción agrícola requerida para abastecer la nueva línea está asegurada y fue contratada a productores de Sancti Spíritus y otros territorios.

Sus primeras producciones rondan la media tonelada de tostones, remolacha, zanahoria y cebolla, en tanto se dan los pasos necesarios para estabilizar la elaboración del coctel de frutas y de macedonia.

Para los cubanos, que sufren la crisis de abastecimiento más grave de lo que va de siglo, el Gobierno ha dispuesto, por ejemplo, “conformados de pescado”, elaborados con materias primas locales como la harina de arroz y maíz.

También incrementó la producción de picadillo, masa de croqueta, mortadella así como otros embutidos y condimentos fabricados con los mismos ingredientes, en sustitución de la harina de soya y trigo, cuyas importaciones se han visto muy afectadas.

Esta misma semana, Miguel Díaz-Canel provocó la hilaridad de los cubanos tras preguntar a su Gobierno, en una intervención televisada: “¿Cuándo vamos a tener guarapo por la libre en este país? Productor de caña y no hay guarapo que, podría ser, yo diría, el líquido más común (…)”, dijo, según recogió un reporte del Noticiero de la Televisión oficial.

“Nosotros tenemos que tener limones en el país. La limonada es la base de todo. Tú a una base de refresco de limón le echas cualquier otra cosa y ya es un refresco superagradable y superbueno. No lo tenemos tampoco. Eso hay que verlo”, dijo.

La implementación de “nuevas recetas” en la confección de alimentos se ha difundido cada vez más en la Isla a raíz de la crisis económica actual y el desabastecimiento que padece la población.

Durante el mes de mayo se anunció la comercialización de productos como el dañino aceite de maíz, batidos de soya, miragurt, cresol y cremas saladas de almidón con sabor a queso, pollo o chorizo, entre otros experimentos que recuerdan al “Periodo Especial”, la cruda crisis económica que afectó a los cubanos en los años 90.