Oficina de FINCIMEX en La Habana. / CIBERCUBA.-

La medida afectará a partir del 27 de noviembre a todas las empresas de envíos de dinero que tienen acuerdos con la financiera de GAESA, FINCIMEX.

DDC, Washington

—El Gobierno de EEUU suspenderá el envío de remesas a Cuba a través de cualquier compañía controlada por los militares cubanos e incluida en la “lista negra” de Washington, en una medida que modifica el reglamento hoy vigente de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) sobre el particular y afecta a más de la mitad de las empresas de envíos, que tienen acuerdos con la financiera de GAESA, FINCIMEX.

La medida, que fue anunciada en un documento del Departamento del Tesoro, prohíbe que las empresas y entidades incluidas en las sanciones del Departamento de Estado contra el conglomerado empresarial de los militares cubanos GAESA y sus ramificaciones se beneficien de las remesas con origen en EEUU incluso en “su función de intermediarios o en su recepción de honorarios o comisiones por procesar transacciones de remesas”.

Esta decisión afecta directamente a FINCIMEX, que tramita la mayoría de las remesas que entran a Cuba y que ya fue sancionada por EEUU, así como a American Internacional Services (AIS), la sucursal de CIMEX que emite las tarjetas electrónicas que usan los cubanos como medio de pago en mercados en dólares creados por los militares.

#EEUU insiste en dañar al pueblo cubano.

La nueva medida contra las remesas reafirma que no existen límites para un gobierno criminal en la imposición de políticas que limiten los contactos, la comunicación y la ayuda mutua entre las familias de ambos países.#ElBloqueoEsReal pic.twitter.com/ut2r40nsA2

La OFAC introducirá enmiendas específicas “para dejar en claro que una transacción relacionada con el cobro, reenvío o recepción de las remesas que involucren a cualquier entidad o subentidad identificada en la Lista restringida de Cuba no está autorizada como una transacción ordinaria”, indica el borrador.

Las medidas entrarán en vigor a partir del próximo 27 de noviembre.

Según el diario El Nuevo Herald, la decisión afectará además a Western Union. Esa empresa aseguró estar investigando las nuevas disposiciones de la OFAC y declinó hacer comentarios al diario de Florida.

Según Emilio Morales, de la consultora Havana Consulting Group, “las remesas continuarán fluyendo a través de agencias y canales informales, pero ya no financiarán la represión del Ejército”.

Bruno Rodríguez reaccionó de inmediato al anuncio. “EEUU insiste en dañar al pueblo cubano. La nueva medida contra las remesas reafirma que no existen límites para un Gobierno criminal en la imposición de políticas que limiten los contactos, la comunicación y la ayuda mutua entre las familias de ambos países”, escribió en su perfil en la red social Twitter.