Develación de la cúpula. (JUVENTUD REBELDE).
El Capitolio de La Habana. (AP).

 

DDC | La Habana.-

El Capitolio de La Habana comenzó este viernes a lucir su cúpula revestida en oro, una obra de restauración que contó con apoyo financiero de Rusia.

Cuadrillas de obreros quitaron parte de la cubierta que protegía la impresionante estructura que se eleva 90 metros sobre el nivel de la calle, constató la AP, para dejar ver el revestimiento de uno de los edificios más emblemáticos de Cuba.

Numeroso público asistió curioso a la develación, ocupando parte de la escalinata del edificio, que ha sido designado como nueva sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), reportó el diario oficial Juventud Rebelde.

Expertos rusos fueron los encargados de colocar en la bóveda láminas bañadas en oro sobre planchas de cobre, tal como tuvo el monumental edificio hace 90 años.

“Agradecemos a Michael Diegmann, propietario y presidente de la empresa alemana MD Projektmanagement, que tuvo a su cargo la restauración de esta emblemática edificación, y a los especialistas rusos que han trabajado en su restauración y participarán en este encuentro, que es el colofón de un proyecto de colaboración con la Federación de Rusia”, comentó una nota en la cuenta de Facebook Habana500.

Por años, éste se deterioró, en parte porque se le asociaba políticamente a la República anterior a la revolución socialista, cuyos órganos legislativos tuvieron allí su sede a partir de 1929.

“La obra de restauración creo que honra el cuidado que Cuba siente por su patrimonio cultural”, dijo a la prensa el historiador de la ciudad, Eusebio Leal, quien indicó que el rescate de todo el edificio finalizará en noviembre para celebrar el 500 aniversario de la fundación de La Habana.

El costo del laminado, según trascendió en la prensa local de Rusia en 2018, fue asumido por los fondos federales de Moscú por un valor de 9,6 millones de dólares al cambio actual.

El lujo que lucirá la nueva sede de la ANPP ha tenido un costo próximo a los 150 millones de pesos (CUP), según la Oficina del Historiador de la Ciudad, desde que comenzó su restauración en 2010.

El edificio fue construido en la segunda mitad de la década de 1920, en apenas tres años, a un costo de 16.000.000 de dólares. Se le considera una réplica no idéntica del Capitolio de EEUU, ubicado en Washington. Su construcción incluyó cantidades masivas de mármol, bronces y maderas preciosas.

Diseñado por los arquitectos cubanos Raúl Otero y Eugenio Rayneri Piedra e inaugurado en 1929 durante el mandato de Gerardo Machado, el Capitolio acogió las dos cámaras del Congreso de la República hasta 1959, cuando fue destinado a otros fines.

En las últimas décadas albergó la Academia de Ciencias y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, hasta que Raúl Castro decidió usarlo como nueva sede de la Asamblea Nacional. El edificio es además una atracción turística muy visitada de la capital de la Isla.