El director del Departamento de Atención a la Comunidad Cubana Residente en el Exterior (DACCRE), Ernesto Soberón, en conferencia de prensa en La Habana. / Ernesto Mastrascusa- EFE.

 

Según el MINREX, no hay ‘asuntos vetados’ en el diálogo con los emigrados.

DDC, La Habana
—El director del Departamento de Atención a la Comunidad Cubana Residente en el Exterior (DACCRE), Ernesto Soberón, en conferencia de prensa en La Habana. Ernesto Mastrascusa efe

El Gobierno cubano dijo este lunes que no existen “asuntos vetados” en el diálogo con sus ciudadanos emigrados, incluida la insistente reclamación de que se reduzca el precio de emisión del pasaporte, uno de los más costosos del mundo, y se elimine el pago bienal por mantenerlo vigente, reportó EFE.

“Es uno de los temas que se hablan con frecuencia en todos los encuentros que se mantienen con los cubanos (residentes en el exterior) y es un tema que está en conversación, que está en análisis”, aseguró en una conferencia de prensa el director general de Asuntos Consulares del Ministerio de Relaciones Exteriores, Ernesto Soberón.

Según el funcionario, el principal objetivo de la política migratoria cubana y la relación del Gobierno con su comunidad en el exterior, que se calcula en más de dos millones de personas, “es y seguirá siendo fortalecer los vínculos”.

El pasaporte cubano es uno de los más caros del mundo. En Europa cuesta 180 euros y en EEUU llega a los 375 dólares. A su alto coste de emisión, con una vigencia de seis años, se añade una tasa por “prorrogarlo” cada dos años.

Un asunto pendiente

“Tenemos plena conciencia de que uno de los asuntos que están pendientes se vincula a los aranceles consulares relacionados con la prórroga del pasaporte y coste de solicitud del mismo”, afirmó Soberón.

El director general dijo que “la política se mantiene en análisis constante” y “no existen temas tabú que no puedan ser conversados entre (el Gobierno de) Cuba y sus nacionales en el exterior”.

“No todo está resuelto en las relaciones entre Cuba y los cubanos en el exterior (…). A lo único que me opongo es a las visiones catastrofistas de que hay temas que no tienen solución. Hasta ahora está demostrado que todos los temas en materia de relaciones entre Cuba y cubanos en el exterior se han ido solucionando paulatinamente”, agregó.

La semana pasada, la Cancillería anunció que cobraría la tasa mensual establecida por prorrogar el permiso de estancia en el extranjero de los cubanos que sobrepasaran los dos años de ausencia permitidos para los residentes permanentes en el país. Sin embargo, poco después, tras los reclamos de miles de cubanos en Change.org, La Habana echó atrás la decisión en tanto no se normalice el tráfico aéreo comercial.

Esas prórrogas habían quedado en suspenso en marzo pasado “hasta nuevo aviso” a causa de la pandemia.

De residentes a emigrados

Los cubanos con residencia permanente en la Isla pierden sus derechos como residentes (entre ellos las propiedades inmobiliarias o la capacidad de voto) y pasan a ser considerados “emigrantes” cuando permanecen más de 24 meses fuera del país sin una justificación oficial como encontrarse en “misión oficial” del Gobierno.

El anuncio inicial de reponer el cobro de la tasa provocó malestar entre los cubanos que no han podido regresar a la Isla por la pandemia —máxime cuando el aeropuerto internacional de La Habana aún está cerrado a vuelos comerciales— y suscitó una exitosa recogida de firmas pidiendo la anulación de la medida.

La prórroga será automática y gratuita hasta que “vuelva la normalidad” en cuanto a vuelos regulares.

Soberón dijo que desde abril, cuando se cerraron las fronteras de Cuba, se ha hecho un “esfuerzo amplio” para ayudar a retornar a quienes quedaron varados en otros países.

Hasta el momento han retornado más de 5.700 personas en 94 vuelos, pero se estima que hay otras 5.000 aguardando el regreso, muchos en situación desesperada.

Según el funcionario, las solicitudes para prorrogar por más de 24 meses la estancia en el exterior son “un trámite de poco uso”, en tiempos normales, ya que no es habitual que un cubano que reside en la Isla permanezca fuera del país más de dos años.

Sobre la pospuesta IV Conferencia Nación y Emigración, que debía celebrarse este año y constituye el principal foro de diálogo que mantiene el Gobierno cubano con la migración, el dijo que “se mantiene el interés” pero aún no se puede reprogramar una fecha “en este nivel de incertidumbre y rebrotes”.