Ómnibus dedicados a trayectos nacionales. CANAL CARIBE.

Por ahora serán 345 las salidas diarias, de las 419 que se realizaban antes de la ‘crisis coyuntural’

AGENCIAS, La Habana.-

—Las autoridades cubanas restablecerán 43 rutas de ómnibus nacionales a partir del 22 de noviembre y la cobertura a todos los destinos como era antes de la reducción aplicada en los últimos dos meses debido a la aguda crisis de combustible, reporta EFE.

La estatal Empresa de Ómnibus Nacionales (EON) informó este lunes que, al reanudar sus servicios, aumentan a 345 las salidas diarias de ómnibus, muchas de las cuales fueron canceladas el pasado 15 de septiembre cuando se restringió al mínimo el transporte público por carretera.

Directivos de la entidad explicaron que se han corregido algunos destinos y por eso habrá viajes diarios, en días alternos, dos o tres veces por semana o cada cierto tiempo en el mes, según un reporte de la estatal Agencia Cubana de Noticias.

El pasado 11 de septiembre, Miguel Díaz-Canel anunció que el país se enfrentaba a una complicada situación energética “coyuntural” porque había dejado de recibir petróleo temporalmente debido a las presiones de Estados Unidos a las navieras para evitar la llegada de combustible a Cuba desde Venezuela.

Esa situación afectó particularmente al combustible diésel, el que consume la mayoría de los vehículos que circulan en Cuba, incluida la flota de transporte público.

Ante esa circunstancia, el Gobierno dispuso una serie de “medidas de ajuste y ahorro” que impactaron especialmente a los servicios del transporte público por carretera y tren.

El director adjunto de la EON, Jesús Martínez, indicó que todavía no se completa la cantidad de viajes diarios —419— que se realizaban antes de las medidas restrictivas.

No obstante, precisó que se han interconectado todos los destinos y que el 58% de las nuevas rutas involucran a La Habana de una manera u otra, mientras el resto corresponde a provincias y municipios.

A las medidas de ahorro de combustible en el transporte estatal se sumaron otras en el sector público, como la reducción del diésel asignado a organismos y empresas, y de los horarios de climatización en dependencias adscritas a la administración.