Usuario de la SNet. EL MERCURIO.-

 

El Ministerio de Comunicaciones aprueba unas 3.100 licencias de operación de las antiguas redes inalámbricas.

DDC, La Habana 

—El Ministerio de Comunicaciones (MINCOM) cubano ha aprobado más de 3.100 licencias de operación de Redes Privadas de Datos o redes inalámbricas de datos de personas naturales, con lo que finalmente pasó bajo su control la independiente SNet (Street Network).

Los miembros de la SNet, unos 50.000 en toda Cuba según sus propias cifras, se convierten en lo adelante en cuentapropistas que deberán pagar una licencia al Estado y cuyos intercambios de información estarán bajo su supervisión directa.

De acuerdo con el MINCOM, las licencias entregadas son el 71% de las solicitadas. David Wong Sío, segundo jefe de la Dirección General de Comunicaciones del ministerio, dijo a la Agencia Cubana de Noticias que desde la entrada en vigor de las nuevas regulaciones del MINCOM en julio último, se han recibido más de 4.000 solicitudes.

La normativa legalizó las conexiones inalámbricas que antes operaban en la alegalidad, pero estableció también estrictos límites de potencia en los que podrán operar las antenas y dispositivos que hacen las veces de estaciones WiFi.

Entre julio y agosto, tras la promulgación de la medida, muchos usuarios de SNet se movilizaron para proponer a las autoridades un contrato con la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) que les permitiera llevar la señal inalámbrica de conexión a internet hacia todos los municipios de La Habana donde opera la red independiente.

Los administradores de SNet estuvieron durante semanas solicitando una reunión para pedir también una licencia especial que les permitiera operar con potencias mayores que las establecidas por la nueva normativa.

Incluso, la policía política llegó a coaccionar y someter a detención domiciliaria a varios de los miembros de la comunidad que convocaron una protesta el 17 de agosto frente a la sede del MINCOM.

SNet fue una comunidad inalámbrica que brinda servicios informáticos que van desde las redes sociales, servidores de juegos, sitios de compraventa, Wikipedia y noticias. Ha existido por iniciativa de sus propios usuarios durante años en la mayoría de las principales ciudades cubanas.