Chequeo migratorio en un aeropuerto cubano. / EFE.-

 

El Gobierno dice que 4.402.577 cubanos han viajado por motivos personales entre enero de 2013 y junio de 2019.

 

DDC, La Habana.-

—“El Gobierno cubano reconoce, valora y cuenta con la labor de los cubanos residentes en el exterior, en defensa de la revolución. Los cubanos residentes en el exterior presentan un potencial importante para contribuir al desarrollo del país”, dijo Ernesto Soberón Guzmán, director general de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior (DACCRE) del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) cubano.

“Cuentan con conocimientos, una buena parte de ellos adquiridos en Cuba, y experiencias con las que pueden contribuir al desarrollo de nuestro país”, aseguró, sin precisar cómo esa intención se hará efectiva, tomando en cuenta que el Gobierno no permite a los emigrados participar directamente como inversores en la economía estatal cubana.

El funcionario indicó que son 57.746 los cubanos emigrados que han solicitado repatriarse a la Isla desde enero de 2013, de ellos, 36.471 desde Estados Unidos.

De acuerdo con él, hay emigrados cubanos en 124 países donde el Gobierno tiene misiones diplomáticas.

“Tenemos identificados, aproximadamente, 1.485.618 ciudadanos cubanos residentes en el exterior, sin contar los descendientes. De ellos, 1.195.607 están inscritos en nuestros consulados”, dijo en entrevista con el diario oficial Juventud Rebelde.

El funcionario comentó que, a siete años de la reforma migratoria aprobada por Raúl Castro, que eliminó el permiso que el Gobierno otorgaba a los ciudadanos para permitirles salir de la Isla, 4.402.577 cubanos han viajado por motivos personales hasta junio de 2019.

“Igualmente, se aprecia un incremento sostenido en la entrada de cubanos residentes en el exterior, fundamentalmente desde territorio estadounidense. En los últimos siete años se han realizado más de 4,6 millones de viajes por parte de 1,1 millones de nacionales cubanos”, dijo.

Soberón Guzmán reiteró el mantra que el Gobierno utiliza para negar que los ciudadanos de la Isla recurran a la emigración, al asegurar que “los cubanos viajamos de manera creciente y no emigramos de manera masiva.”

En referencia a la cuarta Conferencia La Nación y la Emigración, convocada por el Gobierno entre el 8 y el 10 de abril próximos, el funcionario dijo que esta “brinda respuesta a una solicitud recurrente de los cubanos en el exterior” y que será “un nuevo e importante paso de avance en función de continuar fortaleciendo los vínculos entre Cuba y sus nacionales en el exterior.”

Soberón Guzmán aseguró que “la defensa de la revolución cubana y la condena al bloqueo que mantiene el Gobierno de Estados Unidos contra Cuba, es un tema que estará presente en el evento”, así como “las vías de fortalecer el vínculo de los cubanos residentes en el exterior con Cuba a través de la cultura en sus diferentes manifestaciones, las formas en que pueden contribuir al desarrollo económico del país y el uso de las redes sociales en la defensa de la patria.”

Para el funcionario del MINREX, las necesidades y demandas de alineamiento a favor del Gobierno son la prioridad de la Conferencia, aunque, dijo, “las principales inquietudes expresadas por los cubanos residentes en el exterior seguramente también serán abordadas en el marco del evento”.

Aunque no mencionó en qué consisten tales demandas, Soberón Guzmán aseguró que “la mayoría de la comunidad cubana en EEUU rechaza la política agresiva del Gobierno del presidente Trump”, que según él solo apoya “un sector minoritario, pero extremadamente reaccionario, de la comunidad cubana en ese país.”

Además, comentó que la limitación de los servicios consulares de EEUU en La Habana “han generado obstáculos que dificultan el normal flujo migratorio entre Cuba y Estados Unidos, así como los viajes familiares entre ambos países”, al tiempo que aseguró que “el cierre de la oficina consular de Estados Unidos en La Habana trajo como consecuencia el encarecimiento de los trámites migratorios”.

No mencionó, en cambio, que entre las demandas más desoídas por La Habana de parte de los emigrados está el precio de adquisición y renovación del pasaporte cubano y de las prórrogas de estancia en el exterior, que las autoridades cobran a precios onerosos.

Tampoco, que el Gobierno prohíbe entrar a Cuba a miles de cubanos que abandonaron sus “misiones” o viajes oficiales, o que impide salir a más de 200 residentes en la Isla —según cifras del Instituto Patmos—, asegurando que están “regulados” por razones desconocidas.

La única medida a favor de la comunidad emigrada que pudo mencionar el funcionario del MINREX fue “la eliminación del avecindamiento de los menores como requisito indispensable para obtener la ciudadanía cubana y su documento de identidad”, que, precisó, busca “hacer más expedito este proceso para los hijos de ciudadanos cubanos nacidos en el exterior”.