Felipe VI recibe a los empresarios españoles en La Habana. (CAPTURA DE PANTALLA).-

Felipe VI envía un mensaje de aliento a los hombres de negocios.

 

 

DDC, La Habana.-

—“No ignoramos las dificultades a las que hacéis frente y que tenemos muy presentes. Nuestras autoridades están trabajando para aliviar su impacto sobre vosotros”, expresó este miércoles en La Habana el rey Felipe VI a los empresarios españoles con intereses en Cuba.

El rey sostuvo un almuerzo en la sede de la Embajada de España en La Habana con una veintena de empresarios, entre los que se encuentran cinco que están afectados directamente por la puesta en vigor del título III de la Ley Helms-Burton.

En ese contexto, el presidente de la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba, Xulio Fontecha, denunció abiertamente las presiones y amenazas que están recibiendo sobre todo los pequeños empresarios por parte de Estados Unidos para que dejen la Isla, reportó EFE.

 

Los empresarios españoles además han venido expresando las dificultades que les genera la deuda que tiene con ellos el Gobierno cubano, la que asciende, según fuentes oficiales, a unos 200 millones de dólares.

En un contexto aún más difícil de lo habitual por el aumento de la presión estadounidense, el rey reivindicó a los empresarios que luchan por sacar adelante sus negocios “en condiciones no siempre fáciles”.

España es el tercer socio comercial del Gobierno de Cuba, por detrás de China y Venezuela, y el primero de entre toda la Unión Europea, así como responsable de la mitad de las exportaciones de ese grupo de naciones a la Isla.

El rey trasladó este mensaje en la segunda jornada de actividades de su visita de Estado a Cuba, que realiza junto a la reina Letizia y que comenzaron con un recorrido por el lugar donde nació La Habana.

Después de esa visita se desplazaron al Gran Teatro de la ciudad para ofrecer una recepción a los españoles residentes en la Isla y en la que Felipe VI tuvo la primera intervención pública de este viaje de Estado.

A ellos se dirigió para subrayar que son “la viva presencia de España en Cuba”, una nación a la que calificó de “hermana y amiga” y “país de acogida y arraigo” que cuenta con unos 140.000 españoles.

Un apartado especial de sus palabras lo dedicó a los empresarios, a quienes reconoció que desempeñan su tarea en condiciones “no siempre fáciles”.

“La reina y yo queremos mostraros nuestro total apoyo (…) No ignoramos las dificultades actuales a las que hacéis frente y que tenemos muy presentes”, añadió.

“Más de 70 hoteles españoles se han implantado en Cuba. Y todo ello lo han logrado la empresa española y sus empresarios en unas condiciones muchas veces adversas”, añadió el rey.

De ahí que les trasladara un saludo de solidaridad de parte de todos los españoles que aseguró saben lo mucho que han construido en La Habana.

El rey, ante unos 1.200 invitados, recalcó que muchos españoles vieron en la emigración a Cuba una oportunidad ante los momentos duros de la historia de España y que la Isla les abrió sus puertas.

Para facilitar la atención consular de los residentes españoles, recordó que se está en vías de abrir un segundo consulado en Camagüey y de mejorar las instalaciones del que existe en La Habana.

Tras referirse a la conmemoración de los 500 años de la fundación de la capital cubana, hizo hincapié en que España y Cuba atesoran un especial vínculo de hermandad que se consolidó hasta casi el inicio del siglo XIX.

Comentó que este jueves, en Santiago de Cuba, rendirá homenaje a los militares españoles caídos en 1898 en la guerra contra Estados Unidos y las fuerzas independentistas cubanas que, dijo, murieron “defendiendo los valores por los que lucharon y en los que creyeron”.

“Nada de lo que ocurra en Cuba es ajeno a España, y nada de lo que ocurra en España es ajeno a Cuba”, aseguró.

Este miércoles en la noche, el rey sostendrá un encuentro con una representación de la sociedad civil en el que podría haber opositores al régimen, y finalizará con una cena en el Palacio de los Capitanes Generales, donde Felipe VI pronunciará el segundo y último discurso de esta visita de Estado.