Nayib Bukele. LA VANGUARDIA.-

A 100 días de iniciado su mandato, los índices de aprobación del presidente son excepcionalmente altos.

 

DDC, Madrid.-

—Nayib Bukele ha cumplido 100 días en la presidencia de El Salvador y la celebración de este hecho, en medio de altos niveles de popularidad, coincidió con la presentación de denuncias de que presuntamente habría recibido 1,9 millones de dólares de Alba Petróleo, una firma del chavismo que está bajo investigación, cuando era alcalde del municipio Nuevo Cuscatlán.

La campaña electoral de Bukele, su llegada a la presidencia y esta primera etapa de su ejercicio en el poder, ha roto paradigmas en materia de comunicación política. Sin embargo, la presidencia de Bukele ha impuesto veto a dos medios de comunicación digitales independientes: uno dio a conocer el caso del dinero del chavismo, el otro ha sido crítico de su gestión.

Con más de un millón de seguidores en Twitter, en un país como El Salvador, con 6,3 millones de habitantes, el mandatario tiene en esta red social su principal plataforma de comunicación directa con los ciudadanos.

A través de Twitter, por ejemplo, difundió esta semana las imágenes de papá primerizo junto a su esposa, Gabriela Rodríguez. El presidente evita las conferencias de prensa y mantiene una estrategia de comunicación política directa que tiene dos líneas de acción: denunciar los casos de corrupción del pasado, en particular los que involucran al exmandatario Mauricio Funes (2009-2014), y exhibición de obras en construcción desde que asumió la presidencia el 1 de junio.

Bukele y sus sombras

De acuerdo con la revista Factum, un medio digital independiente salvadoreño, Inversiones Valiosas de El Salvador (Inverval, S.A. de C.V.), una empresa investigada por lavado de dinero, entregó 1.974.200 dólares a Nayib Bukele cuando este era alcalde de Nuevo Cuscatlán y cuando esa sociedad gestionaba proyectos en ese municipio.

Tales desembolsos, según la publicación, difundida el pasado 6 de septiembre, constan en documentos incautados por la Fiscalía General de El Salvador como parte de una investigación por posible lavado de dinero que involucra a 23 empresas relacionadas con el consorcio Alba Petróleos de El Salvador.

Esta firma, según el portal venezolano Al Navío, editado en Madrid, tiene 60% de acciones de Petróleos de Venezuela (PDVSA), y además de servir de plataforma para el envío de crudo al país centroamericano, sirvió como mecanismo para financiar operaciones políticas del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Con 39 años de edad, y proveniente de una familia acaudalada de su país, Bukele era militante del FMLN cuando ejerció como alcalde de Nueva Cuscatlán (2012-2015) y cuando fue alcalde de la capital, San Salvador (2015-2018).

Para la campaña que le llevó a la presidencia, Bukele participó con el partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) y obtuvo un rotundo éxito electoral, sin necesidad de acudir a una segunda vuelta.

Al hacer un balance de sus primeros tres meses en el poder, el prestigioso medio digital El Faro sostuvo este 14 de septiembre que “las acciones políticas del nuevo Gobierno han estado cargadas de espectáculo y sus respectivos aplausos. También de algunas voces disidentes, pero nada que pueda romper la burbuja de popularidad y emotividad que envuelve la figura presidencial de Bukele”.

Sin embargo, según este medio de comunicación, prevalece la incertidumbre, ya que lo que define a Bukele es “no ser como los otros”, sin que haya claridad exactamente de en qué consiste su proyecto político como presidente.

Por su parte, el Consorcio contra la Transparencia advirtió este 16 de septiembre sobre medidas restrictivas por parte del Gobierno de Bukele en materia de acceso a la información y libertad de expresión. Durante la firma de la Carta de Intenciones entre la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el gobierno de El Salvador, se negó la entrada precisamente a periodistas de El Faro y Revista Factum.

Junto a la OEA, el Gobierno salvadoreño impulsará la Comisión Internacional Contra la Impunidad de El Salvador (CICIES). Se trata de una experiencia que se inspira en la ahora cesada Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), que tuvo respaldo de Naciones Unidas.

Los señalamientos de presunta corrupción vinculada al chavismo o la alerta temprana sobre restricciones a la libertad de expresión, en tanto, no parecen hacer mella en la imagen pública de Bukele.

Una encuesta realizada por el Centro de Estudios Ciudadanos (CEC) de la Universidad Francisco Gavidia (UFG), difundida el 10 de septiembre, reveló que el presidente Bukele alcanzó una nota de 8,52 (sobre 10) al evaluar su nivel de popularidad en sus primeros cien días de gestión al frente del Gobierno. El estudio indicó que esta es la “nota más alta registrada en los últimos años evaluados en cada período presidencial”.