Xiomara de las Mercedes Cruz Miranda. (ÁNGEL JUAN MOYA/TWITTER).

 

DDC | La Habana.-

—La prisionera política y Dama de Blanco Xiomara de las Mercedes Cruz Miranda fue trasladada a la terapia intensiva del Hospital Clínico Quirúrgico Salvador Allende, conocido como La Covadonga, en La Habana, donde está ingresada desde julio.

De acuerdo con un tuit del activista y exprisionero político Ángel Moya, la hija de Cruz Miranda le informó este cambio en la situación de su madre a través de una llamada telefónica, luego de que le fuera comunicada en el parte médico de las 2:00PM de este jueves.

Moya agregó que la prisionera ahora es atendida por un “posible cáncer de pulmón”, sin ofrecer otros detalles.

Además, la hija de Cruz Miranda aseguró que uno de los médicos se negó a dar el parte del día de la paciente diciendo que “no tenía deseos de ver a esa gente”.

Please, enable ads on this site. By using ad-blocking software, you’re depriving this site of revenue that is needed to keep it free and current. Thank you.

El estado de salud de la prisionera política no ha dejado de agravarse, a pesar de estar recibiendo tratamiento médico. Esta semana, la Dama de Blanco había sido nuevamente internada en la sala de terapia intermedia por problemas renales, edemas en las piernas y falta de aire.

En un vídeo compartido en redes sociales por Moya este mismo jueves, un facultativo aseguró que el diagnóstico que manejan los especialistas es “una hipertensión arterial, descompensación generalizada, hipoalbuminemia y un síndrome febril prolongado de etiología séptica con tratamiento de rosefín”.

La hija de Cruz Miranda ha pedido en varias ocasiones poder ver a su madre. El médico que le explicó su situación de salud aclaró que el visto bueno para la visita “no está en sus manos” y depende de las autoridades hospitalarias y de los oficiales que atienden su caso en la sala de penados.

Iznaga aseguró en reciente entrevista con Martí Noticias que su madre está muy desvalida, pues le tienen prohibido tener acompañante durante la hospitalización y denunció que por el rigor con que la tratan pareciera que fuera una asesina o una terrorista.

Las visitas familiares a Cruz Miranda son cada diez días.

La activista fue condenada en 2018 a un año y cuatro meses de cárcel por el supuesto delito de “amenaza”. Comenzó a cumplir su sanción en la prisión de mujeres El Guatao, y luego fue trasladada a una cárcel en Ciego de Ávila, donde fue hospitalizada tras presentar lesiones en la piel, además de diversos problemas de salud que no han hecho más que empeorar desde entonces.

En julio pasado tuvo que ser traslada a la capital, donde reside, y hospitalizada en la sala de penados del centro médico La Covadonga, de donde no ha sido dada de alta hasta el momento. A fines del pasado mes de julio fue internada en terapia intermedia con la hemoglobina baja, hígado graso, líquido en los pulmones, falta de aire y un análisis de sangre que le reportó el eritro alto, además de eccemas en la piel.