Los fiscales generales de Arkansas, Alabama, Missouri y Louisiana emitieron declaraciones en apoyo a una moción de Texas que pide al máximo tribunal de la nación permiso para demandar a Pensilvania, Georgia, Michigan y Wisconsin con el fin de proteger la integridad de las elecciones de 2020.

 

Por Janita Kan / La Gran Epoca | 09 de Diciembre de 2020.-

Los fiscales generales de Arkansas, Alabama, Missouri y Louisiana emitieron declaraciones en apoyo de una moción presentada por Texas pidiendo al máximo tribunal de la nación permiso para demandar a Pensilvania, Georgia, Michigan y Wisconsin en un intento de proteger la integridad de las elecciones de 2020.

Texas alega que los cuatro estados clave en la disputa electoral cambiaron inconstitucionalmente leyes electorales, trataron a los votantes de manera desigual y provocaron importantes irregularidades en la votación al relajar las medidas de integridad del voto. El estado está pidiendo a la corte que declare que los cuatro estados manejaron la elección del 2020 en violando la Constitución.

La demanda, presentada el 7 de diciembre y registrada al día siguiente, también busca prohibir el conteo de los votos emitidos por el Colegio Electoral de los cuatro estados. En el caso de los estados demandados que ya nombraron electores, pide al tribunal que ordene a las legislaturas estatales que nombren nuevos electores de acuerdo a la Constitución.

En respuesta a la moción de Texas, el fiscal general de Louisiana, Jeff Landry, instó al máximo tribunal a que se haga cargo del caso, diciendo que “solo la Corte Suprema de Estados Unidos puede decidir en última instancia los casos de verdadera controversia entre los estados en virtud de nuestra Constitución”.

Landry dijo que los estadounidenses comparten “profundas preocupaciones” en cuanto a la forma en que se llevaron a cabo las elecciones generales de 2020. El estado había presentado previamente un escrito de amicus curiae (pdf) a la Corte Suprema de Estados Unidos, instando a los jueces a tomar una causa separada —titulada como Partido Republicano de Pensilvania contra Boockvar— que desafía una orden de la Corte Suprema del estado que permitía a los funcionarios electorales aceptar boletas en ausencia recibidas hasta tres días después del 3 de noviembre.

“Millones de ciudadanos de Louisiana y decenas de millones de nuestros conciudadanos en el país, están profundamente preocupados por la realización de las elecciones federales del 2020”, escribió Landry. “Profundamente arraigado en estas preocupaciones está el hecho de que algunos estados parecen haber llevado a cabo sus elecciones sin tener en cuenta la Constitución de Estados Unidos”.

“Además, muchos luisianos se sienten más frustrados ya que algunos en los medios de comunicación y en la clase política tratan de eludir las cuestiones legítimas en aras de su conveniencia”, añadió.

El fiscal general de Alabama, Steve Marshall, también compartió preocupaciones similares, diciendo que “las acciones inconstitucionales y los votos fraudulentos en otros estados no solo afectan a los ciudadanos de esos estados, sino que afectan a los ciudadanos de todos los estados”.

“Cada voto ilegal contado, o voto legal no contado, degrada y diluye el libre ejercicio del sufragio de los ciudadanos”, dijo Marshall.

A continuación añadió que él decidirá cómo proceder en la “lucha por asegurar la integridad de las elecciones” del estado después que la Corte Suprema tome su decisión sobre si tomará el caso.

La fiscal general de Arkansas, Leslie Rutledge, igualmente, expresó su apoyo a Texas subrayando la importancia de la integridad electoral en una declaración el martes por la noche.

“Después de revisar la moción presentada por Texas en la Corte Suprema de EE.UU., he determinado que apoyaré la moción de todas las maneras legalmente apropiadas. La integridad de nuestras elecciones es una parte crítica de nuestra nación y debe ser mantenida”, dijo Rutledge.

El fiscal general de Missouri, Eric Schmitt, dijo la tarde del martes que “ayudaría a liderar el esfuerzo en apoyo de la presentación de Texas” en la Corte Suprema, añadiendo que “Missouri está en la lucha”.

El fiscal general de Texas, Ken Paxton (der), junto al fiscal de Columbia Karl Racine, habla durante el lanzamiento de una investigación antimonopolio sobre grandes empresas de tecnología fuera de la Corte Suprema de los EE.UU. en Washington, DC el 9 de septiembre de 2019. (MANDEL NGAN/AFP vía Getty Images).

En la demanda se argumenta que los cuatro estados actuaron en violación de sus propias leyes electorales y, por lo tanto, violaron la Constitución al promulgar y aplicar medidas, normas y procedimientos justo antes de las elecciones del 3 de noviembre.

En algunos casos, los estados demandados promulgaron esas medidas mediante el uso de los llamados juicios amistosos, en los que el demandante y el demandado se confabularon para obtener una orden judicial, de acuerdo a la demanda. En otros casos, diversos funcionarios electorales estatales se excedieron presuntamente en su autoridad para promulgar normas y procedimientos que deberían haber sido promulgados por la legislatura de cada estado, como exige la cláusula sobre elecciones y electores de la Constitución.

“Los estados violaron los estatutos promulgados por sus legislaturas debidamente elegidas, violando así la Constitución. Al ignorar tanto la ley estatal como la federal, estos estados no solo mancharon la integridad del voto de sus propios ciudadanos, sino también la de Texas y todos los demás estados que celebraron elecciones legales”, dijo el fiscal general de Texas, Ken Paxton, en una declaración.

Los fiscales generales de los estados demandados rechazaron las alegaciones de la demanda.

Texas también está pidiendo a la Corte Suprema (pdf) que conceda un mandato judicial preliminar o una orden de restricción temporal para impedir que los cuatro estados tomen medidas para certificar sus resultados electorales o para evitar que los electores presidenciales del estado tomen alguna medida oficial. Está previsto que los electores presidenciales se reúnan el 14 de diciembre.

El tribunal ordenó a los estados demandados que respondan a las mociones de Texas antes de las 3 p.m. del jueves 10 de diciembre.

El mismo día la Corte Suprema rechazó otorgar medidas cautelares en una causa separada presentada por un grupo de republicanos que demandaron bloquear la certificación de los resultados electorales en Pensilvania. La corte no dio razones para su decisión ni notó ningún disenso. Un abogado de la causa, titulada Kelly contra la Mancomunidad de Pensilvania, dijo a The Epoch Times que los demandantes planean presentar una petición por separado para una orden de cercioración, una solicitud para pedir a la corte que revise la causa, en los próximos días.

Esta causa se titula Texas contra Pensilvania (22O155).