A falta de una declaración oficial, la institución estatal comparte textos acusatorios y mensajes en

clave.

DDC, La Habana 
Tuit borrado por el MINCULT.
Tuit borrado por el MINCULT. CAPTURA DE PANTALLA

 

—El Ministerio de Cultura (MINCULT) cubano retuiteó en su perfil oficial en esa red social un texto publicado en el blog personal de Percy Alvarado, el exagente “Fraile” de la inteligencia del Gobierno cubano, que bajo el título “Barullo por Otero Alcántara y el falso patriotismo de sus promotores”, llama a condenar a la cárcel al artista líder del Movimiento San Isidro.

No obstante tratarse esa de la única declaración pública oficiosa que sobre el caso haya dado a conocer la institución que lideró al apoyo el Decreto 349, al que Otero Alcántara combatiera desde que se dio a conocer, este lunes la publicación fue borrada del Twitter oficial del ministerio.

El sábado, el Consejo Nacional de las Artes Escénicas publicó la expresión reciente más explícita del MINCULT contra el artista preso, tras incluir en su Twitter una foto de Otero Alcántara acompañada por la frase : “Quien le inventa fantasmas a la vida es porque por dentro la frustración le ha calcomido [SIC] el alma.”

Además, Lillitsy Hernández, vicepresidenta de ese propio Consejo, retuiteó el domingo un texto publicado en el sitio oficial PostCuba, escrito por Marco Velázquez Cristo, y que bajo el título “El nuevo ‘héroe’ de la contrarrevolución y sus autoproclamados ‘abogados de oficio'”, arremete, como Alvarado, contra el artista y contra los miles que han expresado de diversas formas la exigencia de que sea liberado.

El texto de Velázquez Cristo asegura que Otero Alcántara “no se aparta del estereotipo” de “‘personalidades’ de la calaña del alcohólico Juan Carlos González Marcos (Pánfilo yo quiero jama), Armando Valladares (falso inválido y poeta que nunca escribió un verso), Danilo Maldonado (El Sexto,  primero en el consumo de drogas, premio al ‘artista sin arte’) y José Daniel Ferrer (‘líder’ de la pandilla Los ‘demócratas’ violentos) entre otros.”

Según el autor, Otero Alcántara es una “construcción mediática” útil para evidenciar “una inexistente represión del Gobierno cubano contra los que, según ellos, ‘piensan diferente'”.

Por su parte, Alvarado dice en su texto que su postura es “de claro repudio a las acciones de este señor, el reclamo de una justa condena por sus actos y la condena a aquellos que tratan de convertirlo en un fallido Robin Hood, poniendo por encima del respeto a la Patria una dudosa y cuestionable libertad de expresión.”

La pasada semana, el viceministro de Cultura, Fernando Rojas, respondió al abrumador reclamo de libertad para Otero Alcántara diciendo que este está basado en “una manipulación”, en referencia a la declaración por la liberación de Otero Alcántara, impulsada por la artista, escritora y curadora Coco Fusco, que han suscrito más de 2.000 personas en la plataforma Avaaz.org y continúa sumando adhesiones.

“Acabo de leer este texto y la petición. Es falso que se actúa a partir del Decreto 349. Ese decreto no se ha implementado. Los firmantes están suscribiendo una manipulación”, escribió Rojas en su cuenta en Twitter, tras lo cual recibió duras críticas.

Otero Alcántara espera juicio en la prisión habanera de Valle Grande. Sus allegados conocieron su ubicación después de que las Seguridad del Estado los desinformara sobre su paradero durante varios días.

Las autoridades manejan contra él tres posibles cargos: maltrato a la propiedad (el más reciente), desacato y ultraje a los símbolos patrios.

“Luis Manuel Otero Alcántara ha sido detenido en más de 20 ocasiones, ha sido acosado, golpeado, impedido de salir del país, difamado por el propio viceministro de Cultura de su país (…). ¿Cómo usted justifica eso?”, escribió Yanelis Núñez Leyva, historiadora del arte exiliada en España, en respuesta a Rojas.

Rojas ha intentado desacreditar a Otero Alcántara diciendo que “no tiene aval artístico”, algo que las autoridades culturales del régimen se reservan el derecho de otorgar.

La carta que ha conseguido la amplia movilización recuerda que “desde la aprobación del Decreto 349, en abril del 2018, el Gobierno cubano ejerce la censura sobre los artistas que considera ‘inconvenientes’ con total impunidad. Las amenazas, interrogatorios y encarcelamientos se han vuelto perversamente cotidianos”.

“El ataque no es solamente contra Otero Alcántara, sino contra toda la comunidad de artistas e intelectuales, y contra la sociedad civil cubana en su totalidad. Es una ofensiva que se nutre de fomentar el miedo para ganar la complicidad y el silencio de todos los cubanos”, alertan los firmantes.