Cola en una oficina de ETECSA. / TELESEMANA.COM.-

 

El monopolio cubano dice que el llamado llega justo cuando más ha hecho ‘por satisfacer a sus clientes’.

DDC, La Habana 

—El monopolio de las telecomunicaciones de Cuba ETECSA calificó como una “campaña de odio” la nueva convocatoria de la campaña “Bajen los precios de Internet”, anunciada por grupos de usuarios en redes y clientes que se sienten afectados por los elevados precios y la baja calidad del servicio que esta ofrece.

En un texto publicado por el sitio oficial de la empresa, CubaSí, se asegura que el objetivo de la convocatoria es “manipular descaradamente una de las principales demandas de la población que el Gobierno, por razones económicas, no puede satisfacer en su totalidad”.

Según el bloguero oficialista Manuel Henríquez Lagarde, director de CubaSí y autor del texto, ETECSA no puede corresponder a esas demandas debido al “férreo bloqueo que nos imponen los mismos que sufragan esas ‘humanitarias’ campañas mediáticas”, mientras que el llamado llega justo cuando “más ETECSA ha hecho por satisfacer a sus clientes”.

De acuerdo con el texto, la campaña #BajenLosPreciosdeInternet, que se organizó a partir de 2019 debido al repudio que generaron los altos precios de la conexión a Internet que cobra ETECSA, ha vuelto “bajo los argumentos, según los presuntos convocantes ‘cubanos’, de que la ‘conexión durante la pandemia es de mala calidad’ y ‘otros países lo han hecho'”.

No obstante, la periodista independiente Iliana Hernández precisó que el objetivo es reactivarse entre el sábado y el lunes próximos para exigir a ETECSA “precios justos y tarifa plana porque no somos millonarios”.

Desde el grupo “Los Cubanos Dicen” anunciaron: “El próximo sábado vamos con todo. Exigiéndole a ETECSA  #PreciosJustos y #TarifaPlanaYa contamos con todos ustedes. Unidos somos más fuertes”.

El texto evitó mencionar, además, que la reactivación de la campaña responde sobre todo a las denuncias de cientos de personas afectadas por el presunto robo de su saldo de sus recargas y a la inexplicable “desaparición” de sus megas de navegación.

A pesar de esas quejas, el monopolio estatal negó que lo denunciado haya sucedido y aseguró que no ha tasado erróneamente a sus clientes, si bien reconoció un “error técnico”, pero no explicó en qué consistió. No obstante, reportó haber recibido más de 2.600 quejas por datos “perdidos”.