El monopolio del régimen cubano, que cuenta con 5.6 millones de líneas activas, anunció que continúa enfrascado en desplegar la tecnología 4G en la Isla