Nicolás Maduro con un grupo de profesionales cubanos TWITTER DE NICOLÁS MADURO.-

 

Carlos Cabrera Perez

Carlos Cabrera Perez / CiberCuba.-

BohemiaMédicos cubanos vigilados en Venezuela | Foto © Bohemia.-

Además, los médicos han sido conminados a abrir cuentas en Twitter y a que usen Facebook como plataforma de propaganda de su trabajo, añadieron las fuentes, que pidieron permanecer en el anonimato por temor a represalias.

Muchos médicos se han negado a facilitar datos de sus cuentas personales en las redes sociales, temiendo que se trata de “un incremento de la vigilancia contra nosotros”, amparado en el Decreto Ley 389, promulgado recientemente; indicó uno de los afectados.

Los jefes de Centros Integrales de Diagnóstico (CID) han convocado a sus subordinados en la última semana para pedirles información sobre las redes sociales que usan y conminarlos a que se abran cuentas de Twitter con las que seguir y retuitear a dirigentes castristas y a que usen Facebook para subir fotos y relatos con los casos más impactantes que atiendan en sus consultas, como elemento de propaganda de la labor “humanitaria” que realizan; precisaron las fuentes.

Una médico reveló a CiberCuba que fueron despojados de sus teléfonos móviles antes de entrar a la sala donde se celebró la “reunión informativa” en su CID.

Las fuentes no pudieron precisar si las nuevas medidas gubernamentales incluye solo a los médicos o al total de colaboradores civiles de Cuba en Venezuela, en torno a 21 mil personas, según datos oficiales, que no incluiría a los asesores militares en los ámbitos de Defensa e Interior.

Recientemente, Cuba ha visto reducido considerablemente sus ingresos por prestación de servicios médicos, tras las decisiones de los gobiernos de Ecuador y de Bolivia de interrumpir los contratos bilaterales que amparaban la presencia de médicos cubanos en esos países; y antes lo había hecho Brasil y El Salvador.

Venezuela es el principal aliado de Cuba y ambos gobiernos mantienen acuerdos para el truque de servicios médicos por petróleo, que se ha visto afectado en los últimos dos meses por sanciones del gobierno norteamericano a buques y empresas navieras que transportan crudo venezolano a la isla.