Asegura que quienes critican a la intérprete cubana buscan ‘manchar su obra musical’.

DDC, La Habana.-

—El diario oficial Granma salió en defensa de la cantante Haila Mompié, quien fuera declarada “persona non grata” en Miami, lo que derivó en la prohibición de una presentación suya la semana pasada en el club Studio 60 de esa ciudad.

El comentario del periódico del Partido Comunista lamenta “el fanatismo oscuro de quienes desean manchar su obra musical, y no le perdonan su beso y su canto a Fidel”, en referencia a las razones esgrimidas por una parte del exilio para cuestionar su presentación en Florida.

El crítico musical Oni Acosta, que firma el texto, asegura que las críticas a Haila le hicieron recordar una época “donde la confrontación y el lenguaje envenenado eran el pan de cada día de un sector del exilio cubano en Estados Unidos.”

Para Acosta, a la intérprete cuestionada la salva su disco homenaje a Celia Cruz, grabado en 2001 con la empresa cubana Bis Music bajo la producción de Issac Delgado, aunque no apunta que la música de la Reina de la Salsa ha sido vetada durante décadas por las autoridades cubanas y que las versiones de sus temas a cargo de Haila apenas se difundieron.

Para ‘Granma’, el mérito de Haila está, como en “muchos artistas cubanos de este lado”, en “la ponderación de lo artístico, sin fanatismos políticos ni exacerbación de odios ni resentimientos”, ya que ella “nunca ha fustigado en sus conciertos a ningún sistema político o ha discriminado a ninguna comunidad, o profesado improperios contra quienes puedan pensar diferente.”

El hijo de la intérprete, Haned Mota Mompié, explotó en Facebook tras darse a conocer la cancelación del concierto de su madre en Miami, y calificó a sus críticos de “sapingos”, “estúpidos” y “terroristas”.

La cantante besó en 2010 al dictador cubano Fidel Castro en medio de un concierto en saludo a los 50 años de la creación de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

“Que Dios me le de mucha salud. Muchas gracias por existir. Lo amo con todo mi corazón”, deseó al dictador en esa ocasión.

“No deseamos tener en nuestra ciudad a una persona que nos ofenda de esa forma. Da asco que ellos utilicen nuestras libertades en contra nuestra, y regresen a Cuba hablando así de un dictador que ha matado a miles de personas…”, dijo el alcalde de Miami, Francis Suárez, al anunciar la declaración de “persona non grata” de la Mompié.

Posteriormente, cientos de personas se manifestaron frente al club Studio 60 de Miami para expresar su indignación por la presencia en la ciudad de artistas sin un claro posicionamiento sobre las violaciones de los derechos humanos que padecen los cubanos de la Isla.