Redacción de CUBAneate.com
—El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ordenó a su representante en la capital estadounidense, Carlos Vecchio, solicitar una reunión con el almirante de la Marina de Estados Unidos Craig Stephen Faller, jefe del Comando Sur en un acto que se conoce públicamente  y donde busca -por primera vez- un contacto directo con el ejército de Estados Unidos.

El pasado jueves, por su parte, el almirante Craig Faller, había anunciado su disposición a hablar con el “gobierno legítimo” de Venezuela sobre el apoyo a militares venezolanos que tomen la decisión de ponerse del lado del presidente encargado, Juan Guaidó.
En un mensaje publicado en la cuenta de Twitter del Comando Sur, @Southcom, Faller confirmó que “cuando me invite @jguaido y el gobierno legítimo de #VENEZUELA, vamos hablar sobre nuestro apoyo a aquellos líderes de la @ArmadaFANB que tomen la decisión correcta”.
El alto militar estadounidense dijo igualmente “Estamos listos! #EstamosUnidosVE” para participar en un proceso en el que se “respeten a los Venezolanos primero, y se restaure el orden constitucional” en la nación caribeña que desde enero último vive una crisis política acrecentada por el inicio de un segundo mandato del dictador Nicolás Maduro, desconocido por la oposición y buena parte de la comunidad internacional.

Vecchio solicitó, en la carta publicada este lunes, que en el encuentro se aborde la cooperación para “aliviar el sufrimiento del pueblo venezolano y restablecer la democracia”.

El martes último, por su parte, el vicepresidente Mike Pence había anunciado la retirada de las sanciones estadounidenses al general venezolano Manuel Cristopher Figuera, quien hasta la semana pasada era director del Servicio de Inteligencia (SEBIN) pero que, según la Casa Blanca, rompió con el dictador y se puso del lado de Guaidó.
“Hoy anuncio que Estados Unidos está retirando todas sus sanciones al general Manuel Ricardo Cristopher Figuera, con efecto inmediato”, dijo Pence durante un discurso en la Conferencia de las Américas, que se celebra anualmente en el Departamento de Estado, en Washington.
La medida adoptada por el Gobierno de Donald Trump busca que los militares venezolanos se coloquen del lado de la responsabilidad que les obliga la Constitución, que es la defensa del pueblo, y no de la mano del régimen que lo oprime.

El dictador ordenó,  como consecuencia de la manifestación militar a favor de Juan Guaidó el 30 de abril, la degradación y expulsión de 55 militares, oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) , encabezados por el general de división Manuel Cristopher Figuera, quien era el jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN).
Ha habido dos casos muy puntuales de esa sanción de degradación y expulsión de la institución castrense. Uno fue el del Teniente de la Aviación Ronald Alirio Dugarte Silva, quien presentó un testimonio ante la Organización de Estados Americanos, donde mostró videos de las torturas contra detenidos en la Dirección General de Contrainteligencia Militar. El otro fue el caso del Teniente Coronel Ovidio Carrasco Mosqueda, miembro de la Guardia de Honor Presidencial y Jefe de la Dirección de Comunicaciones, quien fue degradado y expulsado de la Fuerza Armada, y puesto a orden de la Dirección General de Contra Inteligencia Militar (DGCIM), acusado de suministrar información al diputado Julio Borges.
Aunque las listas de degradaciones y expulsiones ha sido un recurso para castigar a quienes se enfrenten al Gobierno venezolano, se ha convertido en un recurso inútil que parece no frenar para nada a los militares contrarios al Gobierno.

Esta es la quinta vez que Maduro opta por esa opción, tratando de detener la crisis interna que vive la Fuerza Armada, pero que parece no darle resultado, porque cada vez son más los integrantes que desertan o se pasan abiertamente al lado del poder presidencial legal de Juan Guaidó.

Como muestra de la situación aparece el general de división Ramón Rangel, quien participó del intento de golpe de Estado a Carlos Andrés Pérez el 27 de noviembre de 1992 junto a Hugo Chávez, y quien este domingo divulgó un video, difundido por Rocío San Miguel, presidenta de la ONG Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional,  en el que  denuncia la dictadura de Nicolás Maduro y hace un llamado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana: “Hago un llamado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para que se apegue al artículo 328. No sigamos diciendo ‘leales siempre, traidores nunca’, porque estamos siendo traidores. Traidores a una Constitución Nacional. En su artículo 328 se dice que no debemos estar siendo serviles a una persona o parcialidad política”, afirmó el militar venezolano que expuso cómo la dictadura cubana ha sometido a su pueblo “por más de 60 años”: “El pueblo cubano ha sido sometido bajo el yugo de una dictadura castrocomunista por más de 60 años. Viven en unas condiciones de pobreza, que eso se lo adjudican a los bloqueos, y es falso. Han formado un cogollo de ese grupo castrocomunista, que no hace que los recursos que tengan, que son muchos, le llegue al Estado cubano. Ellos están engañando, y lo saben”.
“Han llevado esa condición política del Estado cubano al Estado venezolano, y nos han sembrado todo es psicoterror que es lo que ha dado el miedo a la participación del pueblo y de la parte militar en buscar los cambios que son necesarios para no tener las condiciones de vida que tenemos hoy. Nosotros siendo un país rico vivimos como un país más pobre que cualquiera de los países más pobres del continente africano”, agregó.
Y, refiriéndose al cumplimiento de su misión en Cuba por seis años, dice: “Me siento que yo, al estar en Cuba, estaba siendo no solamente servil a una parcialidad política sino también siendo servil al castrocomunismo, que nos ha llevado a lo que hoy en día tenemos como resultado de esta unión entre Cuba y Venezuela”, reconoció el general de división recalcando su llamado a que no haya más: “castrocomunismo para Venezuela. Tenemos que ser libres, ser soberanos, retomar nuestra soberanía”.
El general de división destacó que es tal es la influencia malévola del régimen cubano sobre Venezuela, que: “Quién dice que no fueron ellos quienes mataron al comandante Chávez para quitarlo del medio y dejar libre la ocupación de cualquiera que viniera a estar al frente del Estado venezolano para que sirviera a que nuestra riqueza fuera llevada a Cuba. Pero no para el pueblo cubano, sino para seguir contribuyendo en el enriquecimiento de este grupo castrocomunista”.

Y finaliza su mensaje con un llamado: “Es hora de levantarnos, es hora de luchar contra este castrocomunismo, es hora de que la Fuerza Armada Nacional tome conciencia. Les hago un llamado a que analicemos nuestra Constitución y a que seamos de verdad leales, leales a la patria, y por eso yo digo: ‘Nunca triador, siempre leal a mi patria'”.

Guaidó reiteró refiriéndose a la reunión solicitada con el jefe del Comando Sur que busca “lograr la presión necesaria” para poner fin a la llamada revolución bolivariana, en el poder desde 1999.
“En todo momento he hablado de cooperación (porque) la intervención en Venezuela ya existe”, nuestro país  ya pasó la “línea roja” para requerir cooperación militar extranjera, la línea roja la pasamos hace tiempo”, indicó entonces al concluir que “la emergencia” del país “es obvia”.

Con información de EFE, AFP y AP.