Foro de Sao Paulo en Caracas. (CANCILLERÍA DE VENEZUELA)

Por ANDRÉS CAÑIZALEZ | Barquisimeto

—La edición XXV del Foro de Sao Paulo, en Caracas, más que una discusión sobre el futuro de la izquierda en América Latina parece un espacio para refrendar el respaldo al régimen de Nicolás Maduro e incluso varios de los asistentes han intentado negar la existencia de una crisis humanitaria compleja en este país, tal como lo han señalado diversas agencias de Naciones Unidas.

Mucho menos vistoso que la última edición celebrada en Caracas, en julio de 2012, con un Hugo Chávez enfermo pero en campaña electoral, el Foro de Sao Paulo de este 2019 no ha tenido un baño de multitudes entre el 25 y 28 de julio en la capital venezolana. El contacto de los asistentes con los venezolanos también ha estado bastante controlado por las autoridades.

Alojados en hoteles cinco estrellas de Caracas, traslados en vehículos de seguridad o escoltados por uniformados, los participantes han hecho lo que comenzó a llamarse en redes sociales como “turismo revolucionario”.

Vinieron a apoyar al pueblo venezolano, según el discurso oficial, pero no han tenido contacto directo y libre con los venezolanos de a pie.

El Gobierno de Maduro cerró varias cuadras en el centro de la ciudad y, en horas de la noche y con evidentes medidas de seguridad, montó un show artístico “de calle” con venezolanos afrodescendientes el 27 de julio.

Please, enable ads on this site. By using ad-blocking software, you’re depriving this site of revenue that is needed to keep it free and current. Thank you.

Los venezolanos reaccionaron de forma masiva y aireada en Twitter tras difundirse imágenes de dos de los asistentes al foro, quienes comiendo en el hotel en el que se alojaban pusieron en duda que hubiese hambre en Venezuela.

“Quién dice que no hay comida en Venezuela. Disfrutando de un delicioso desayuno criollo en Caracas”, colocó junto a una fotografía el nicaragüense Sergio L. Torr. La estadounidense Aminta Zea, por su parte, también quiso desmentir la crisis en Venezuela: “In spite of being told that there’s no food in Venezuela, local, working class restaurants seem to challenge that narrative”.Ambos mostraron platos suculentos, servidos en Caracas. Sin embargo, tal cosa no es sinónimo de que no haya venezolanos en situación precaria.

La realización del Foro de Sao Paulo coincidió con la divulgación de cifras sobre Venezuela por parte de la agencia de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). “Hoy, nuestra estimación es que 21,2 millones de personas pasan hambre en Venezuela. Es un aumento vertiginoso”, admitió por primera vez el brasileño José Graziano da Silva, director general saliente de la FAO y muy cuestionado por entregar un premio a Maduro en 2014 para honrar su “lucha contra el hambre”.

Con una población total de 31 millones de personas, de las cuales cuatro millones han terminado huyendo de la crisis, según los datos de las agencias especializadas de Naciones Unidas, ACNUR y OIM, eso indica que dentro del país hay 27 millones de habitantes. Entonces, según la FAO, el 77 por ciento de los venezolanos padece hambre hoy.

Los asistentes al Foro de Sao Paulo también han hecho oídos sordos al contundente informe de quien hasta hace poco fuese un referente para este espacio de la izquierda latinoamericana, Michelle Bachelet. En su rol de alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la dos veces presidenta de Chile y abierta admiradora de Fidel Castro, presentó a inicios de julio un completo reporte que deja en claro las masivas violaciones a los derechos humanos en Venezuela y la responsabilidad de Nicolás Maduro en tal situación.

Maduro recibió en el Palacio de Miraflores a las delegaciones del Foro de Sao Paulo, pero al contrario de 2012 no protagonizó ningún acto masivo conmemorativo de la reunión.

La figura del chavismo que ha capitalizado el Foro de Sao Paulo, asistiendo a los debates y siendo orador en los mismos, es Diosdado Cabello, el número dos del régimen y al frente de la Asamblea Nacional Constituyente, una entidad considerada como ilegítima por más de 50 países de Europa y América.

Esta edición del Foro de Sao Paulo en Caracas ha dejado, por otro lado, en evidencia que asistieron delegaciones de segundo nivel. El único gobernante, llegado a última hora, ha sido Miguel Díaz-Canel. Incluso el boliviano Evo Morales se excusó de asistir. También fue notable la ausencia de figuras públicas relevantes de la izquierda latinoamericana.

En las intervenciones públicas en el marco de este foro, el régimen cubano estuvo representado por Víctor Gaute, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista; Nicaragua por Carlos José Caterán, integrante del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), y Brasil por Walter Sorrentino, miembro del Partido Comunista de Brasil y Director de la Unión Brasileña de Escritores.

Publicado originalmente en DDC.-