Por Zachary Stieber / LA GRAN EPOCA | 01 de Diciembre de 2020.-  

—Un juez de condado de Arizona dictaminó el lunes que el Partido Republicano del estado puede inspeccionar una muestra de los sobres de votos por correo y una selección de votos duplicados de los originales.

El juez de la Corte Superior de Maricopa, Randall Warner, dijo que el partido puede examinar 100 sobres de votos por correo o imágenes de ellos, seleccionados al azar por funcionarios electorales y compararlos con las firmas de los votantes en el archivo.

También dijo que el Partido Republicano puede examinar 100 boletas duplicadas con las boletas originales de las que fueron duplicadas, seleccionadas al azar por los funcionarios electorales.

Kelli Ward, la presidenta del Partido Republicano, presentó una demanda la semana pasada contra los 11 electores presidenciales demócratas de Arizona.

Warner dijo que limitó el número de boletas porque no era necesario ver más.

“Desde un punto de vista estadístico, no creo que se necesite una muestra enorme para saber si hay irregularidades o mala conducta”, dijo.

Las personas que emitieron los votos que serán inspeccionados no deberán ser contactadas de ninguna manera y sus identificaciones deben mantenerse confidenciales, añadió el juez.

En la demanda, los abogados de Ward escribieron que una inspección de los votos por correo, incluyendo los sobres firmados, estaba justificada.

“Dado el gran número de boletas y los plazos limitados, el demandante solicita una inspección razonable (muestreo) de las firmas que pueda realizarse en los plazos reglamentarios apropiados (…) y que se comparen las firmas de las boletas de voto por correo con las firmas archivadas”, escribieron.

“Mediante la inspección/exploración propuesta, el demandante desea determinar si el hecho de que los funcionarios electorales no permitieran la observación legal del proceso de verificación de firmas de los votos por correo —que es la única ‘comprobación’ que realizan los funcionarios electorales para asegurarse de que las boletas de votos por correo fueron realmente llenadas por el votante— dio lugar a que se aprobaran y tabularan boletas insuficientes o falsamente verificadas”.

Partidarios del presidente Donald Trump se manifiestan en un mitin ‘Detengan el robo’ frente a la oficina del Departamento de Elecciones del Condado de Maricopa el 7 de noviembre de 2020 en Phoenix, Arizona. (Mario Tama/Getty Images)

En las elecciones de 2020 se utilizaron más de 3 millones de papeletas de votos por correo, una cifra mucho mayor que antes.

Ward dijo el lunes pasado en un video que publicó en Twitter, que muchos observadores electorales republicanos “no pudieron observar de manera significativa”.

“Así que tenemos que examinar las firmas en los sobres en los que llegaron las boletas, para asegurarnos que gente real votó en esta elección”, añadió.

Los abogados de la secretaria de Estado, Katie Hobbs, demócrata, habían argumentado que Ward estaba tratando de “realizar lo que se puede describir caritativamente como una expedición de pesca antes de presentar un recurso electoral sin fundamento”, escribieron en su intervención ante la solicitud.

En la sala del tribunal, dijeron que permitir a los republicanos inspeccionar las papeletas sentaría “un precedente muy peligroso”.

El juez dijo que los abogados pueden tener razón pero que él quería “errar en el lado de la transparencia y airear estas cosas, para que cualquiera que sean los resultados, podamos confiar en ellos”.

En una declaración sobre el fallo, Ward dijo que era “un paso en la dirección correcta y algo importante para ayudar a asegurar la integridad de nuestra elección”.

Antes del fallo, Hobbs y el gobernador Doug Ducey, republicano, certificaron los resultados de la elección presidencial de Arizona. El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, recibió unos 10,500 votos más que el presidente Donald Trump.

Ward señaló que no se podía presentar ninguna demanda contra la certificación antes de que se completara el escrutinio. Algunos legisladores republicanos están pidiendo que la legislatura estatal retrase la entrega de votos del Colegio Electoral del estado.

La próxima audiencia en el caso Ward contra Jackson, está programada para el 3 de diciembre a las 10:30 a.m., hora local.