John Kavulich. / EFE.-

‘Para Trump, cualquier cosa relacionada con Cuba está probablemente conectada con Venezuela’, asegura el presidente del Consejo Comercial y Económico EEUU-Cuba.

AGENCIAS, Washington 

—El presidente del Consejo Comercial y Económico EEUUCubaJohn Kavulich, recordó que el mayor avance en las relaciones cubano-estadounidenses de los últimos años se dieron en el último tramo del segundo mandato del demócrata Barack Obama, quien esperó a agotar su tiempo en la Casa Blanca para acercar posturas con el Gobierno de la Isla.

“Obama hizo cambios sustanciales en los últimos dos años de sus ocho como presidente, pero nadie en su Administración ni en la de los Castro pensó que nadie más que Hillary Clinton podría ganar las elecciones, nadie pensó que deberían planear también qué hacer si ganaba Trump”, criticó.

“Cuba podría haber exportado muchas cosas a Estados Unidos y ¿qué recibimos? café. Es absurdo. Los dos, Obama y Castro, tienen culpa de donde estamos ahora”, compartió.

Ahora la situación es bien distinta: “compañías y Gobiernos están planeando para la posible reelección de Trump y también para su derrota, nadie está cometiendo el error de no contar con Trump, también porque un cambio de partido en la Casa Blanca no significa un cambio de política sobre Cuba”, matizó.

Kavulich aseguró que el Gobierno de Estados Unidos seguirá imponiendo sanciones a Venezuela “porque impacta a Cuba”, y apuntó a que las elecciones presidenciales venezolanas de 2024 podrían ser clave para un cambio en el país.

En plena gira europea, donde se reunirá con “gobiernos, compañías, organizaciones no gubernamentales y periodistas” para tratar el embargo de Estados Unidos a Cuba, Kavulich insistió en una entrevista con EFE en que el Gobierno de Donald Trump seguirá usando las sanciones a Venezuela para afectar al régimen de la Isla.

“Tenemos una agenda muy centrada en Cuba, como siempre, pero también muy, muy centrada en Venezuela, porque para Trump cualquier cosa relacionada con Cuba está probablemente conectada con Venezuela”, dijo.

El funcionario destacó la importancia del país sudamericano en el debate político actual español, donde ha centrado gran parte de la discusión parlamentaria en las pocas semanas que lleva abierta la nueva legislatura, y reconoció que no comprende “muy bien” el “aparente cambio” de posición del Gobierno español.

Kavulich apuntó a que el presidente de España, el socialista Pedro Sánchez, se refiriera recientemente a Juan Guaidó como “líder de la oposición” y no como presidente encargado, como venía haciendo desde que lo reconociera como tal en febrero del pasado año.

“No estoy seguro de entender la posición actual de España con (el presidente Nicolás) Maduro, parece que ha habido recientes cambios, pero si la posición actual del Gobierno es reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado y reconocer que Maduro permanezca con el control, se ajusta básicamente a la realidad de la situación”, analizó.

Una situación que involucra a otros países, como Rusia, China, India o la propia Cuba, “responsable según Trump de que Maduro siga siendo presidente”, según afirmó Kavulich, cuya gira europea incluye escalas en Madrid, Londres, Ankara y Bruselas.

El apoyo internacional a Juan Guaidó 

El acercamiento de posturas entre Guaidó y Trump estaría impidiendo que algunos países no puedan apoyar públicamente al líder de la oposición venezolana para forzar la salida de Maduro, reflexionó Kavulich, quien recordó que Guaidó tiene el apoyo “de 59 países, pero Naciones Unidas congrega a 193”.

“Ha habido muchas discusiones sobre Venezuela, para Estados Unidos ha sido básicamente Guaidó dentro, Maduro fuera”, recordó, aunque apuntó a que “el reto” es que hay actores como China, Rusia o Cuba “con una posición que viene a decir: no nos gusta especialmente Maduro, pero definitivamente no nos gusta Guaidó”.

Una dicotomía que, en su opinión, solo podría romperse si ambos líderes renuncian a presentarse a las siguientes presidenciales en Venezuela, previstas para 2024, ya que las sanciones emprendidas contra Maduro por parte de Estados Unidos y la Unión Europea no parecen empujarle a abandonar el poder.

“Maduro podría no presentarse, Guaidó podría no presentarse, porque si Maduro gana habrá un incremento de las sanciones. Rusia, China y Cuba quieren que se quede, enfoquémonos entonces en 2024, miremos qué viene después”, dijo.