Foto cortesía de La Vanguardia: María Isabel Díaz sueña con un personaje que muestre un cuerpo real de 50 años.-

 

Por: ELENA CASTELLS, BARCELONA

—María Isabel Díaz, la actriz cubana que da vida a Sole en la serie Vis a vis, estrena este año una nueva película, El extraordinario viaje de Celeste García, y regresa al teatro con La vuelta de Nora con Roberto Enríquez, Aitana Sánchez-Gijón y Elena Rivera. Pero, sin duda, lo que ha marcado su vida en este último año ha sido adelgazar 43 kilos. Y habla sin tapujos de qué le ha supuesto a su cuerpo perder ese peso a los 54 años. Parece que lo que abunda entre las actrices que pasan de los 50 es aparentar que el tiempo no pasa para ellas.
Pero esta veterana intérprete, que pasará a la historia como la primera chica Almodóvar cubana, asegura haber aportado a su personaje de Sole sus años, su sensibilidad, sus canas y su menopausia. “Para mí nada humano me es ajeno. Cualquier cosa que a uno le pasa en la vida es de lo más normal, y hay que hablarlo. Yo me he adelgazado 43 kilos y mis brazos están con una flacidez brutal y yo los exhibo sin complejos. ¡Claro que me gustaría no tenerlos!”, admite. María Isabel asegura que esa pérdida de peso a los 54 años le ha supuesto un envejecimiento violento. “Cuando yo estaba gordita lucía mis brazos gordos, y no me importaba, pero ahora he sufrido una transformación rara, pero lo voy a aprovechar para hacer personajes. Sueño con hacer un personaje que se desnude y enseñe las arrugas reales”.

La primera chica Almodóvar cubana

Sole en ‘Vis a vis’ ha perdido 43 kilos y habla sin tapujos de qué le ha supuesto a su figura a los 54 años
Reconoce que bajó de peso por salud, no por exigencias de ningún guion. Físicamente ya no estaba al 100%. Siempre había sido una “gorda ágil”, pero eso cambió. “Yo siempre asumí mi cuerpo, pero en la medida en que iba pasando el tiempo, la obesidad se convirtió
en un hándicap. Empezaron los dolores de rodilla, a no dormir bien, a no respirar bien. Decidí hacer un cambio de vida, con mucho sacrificio”. Mejoró sus hábitos y se puso en manos de un entrenador personal.
Sobre los estragos que le ha causado adelgazar tanto, admite que “cuando eres joven bajas de peso y todas las cosas vuelven a su lugar… con la edad, ya no. La cara es donde más se nota la pérdida de peso, te quedas con más arrugas y más demacrada”. Además, ha tenido que renovar todo su armario. “¡Eso es lo grave! Me ha conllevado un gasto económico terrorífico!”. La parte más cómica, cuenta, es que como es la “única gorda” en el panorama de sus amigas ha heredado mucha ropa de las delgadas. Entre sus amigas están, por supuesto, sus compañeras de la serie Vis a vis entre las que destacan Najwa Nimri, Maggie Civantos, Alba Flores y Berta Vázquez. “Aunque parezca un tópico, se ha creado una verdadera familia, que incluye técnicos, directores… Hay un amor, es muy bonito. Surgió mágicamente en el primer momento”.
Sobre la serie, que ha durado cuatro temporadas, dice: “Ha sido un viaje maravilloso. Vivir esta experiencia de tener un personaje tan bueno en una serie tan especial ha sido un regalo. Te da tiempo a comprender al personaje, a vivirlo más, a hacerlo crecer, que tu vivas de él y él de ti”.
María Isabel se instaló en España hace 22 años y fue en el 2006 cuando le llegó su gran oportunidad en el mundo del cine con un pequeño papel en Volver de Pedro Almodóvar y junto a Penélope Cruz.
Publicado en La Vanguardia (Gente)