Escuela Internacional de Cine y Televisión. / CUBADEBATE.-

Una estudiante explica en una carta el desarrollo de la cuarentena y varios errores que pudieron haber contribuido a los contagios por Covid-19.

 

DDC, La Habana 

—Las autoridades cubanas estarían planeando desalojar la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV), en cuarentena desde el pasado 29 de marzo por casos de Covid-19, cuando aún no ha transcurrido el tiempo necesario para evitar contagios.

En una carta obtenida por DIARIO DE CUBA, una estudiante de segundo año de Producción explica que el viernes funcionarios cubanos comunicaron a la dirección de la escuela “que hay que evacuar (…) y mandar a todos los cubanos y cubanas profesores y alumnos a sus casas. Y que los profesores y estudiantes extranjeros se quedan en la escuela, a ver cómo se pueden ir cuando existan condiciones en sus países”.

Según la estudiante, no han pasado “los 28 días establecidos” para garantizar que quienes salgan de la EICTV no provoquen contagios en la calle. “Cualquiera de nosotros podemos tener el virus asintomático y nos van a mandar a nuestros hogares a exponer a nuestras familias”, añadió en la carta, cuya autenticidad fue verificada por DIARIO DE CUBA.

La estudiante enumera en el texto varios errores que podrían haber contribuido a la expansión del nuevo coronavirus en la escuela. Asimismo, resalta como positiva la forma en que ha sido aplicado el aislamiento total dentro del centro, evitando el contacto entre las personas.

Recuerda que, antes de que se confirmaran los primeros casos, “un grupo de estudiantes estaban grabando en La Habana su documental de tesis. Dos de ellos comenzaron a presentar problemas respiratorios. Los llevaron al IPK (Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí) y no les hicieron pruebas, ¿por qué? No tengo la respuesta”.

Menciona que el 24 de marzo un compañero de clase de nacionalidad española presentó “los primeros síntomas”, pero no fue hasta el 29 que se confirmó que tenía Covid-19. Fue entonces que la escuela entró en cuarentena. A partir de ese momento, a los contactos directos se les comenzó a tomar la temperatura cada cuatro horas.

“El miércoles 1ro de abril nos hacen a toda la escuela test rápidos, solo a los contactos directos nos hicieron PCR —relata la estudiante—, pero a nuestra coordinadora no le hicieron PCR ¿por qué? Tampoco tengo respuesta para eso”. Siete días después, la coordinadora presentó síntomas y también dio positivo.

De la narración de la estudiante se puede deducir que, entre profesores y alumnos, en la escuela se han registrado unos ocho casos de Covid-19, el último confirmado el día 8 de abril.

En su carta expresa preocupación por la decisión de evacuar la escuela. Además de que no ha transcurrido el tiempo necesario para evitar contagios en el exterior, señala que varios estudiantes son de provincias, muchos profesores no tiene condiciones en sus domicilios y otros son adultos mayores.

“¿Por qué un profesor cubano con edad de riesgo no se puede quedar (en la escuela) a pasar estos terribles momentos y un extranjero sí?”, cuestiona. “¿Y los que ni siquiera tienen donde quedarse o tiene adultos mayores que no quieren exponer?”, pregunta.

“¿Por qué no podemos esperar a terminar este proceso de cuarentena y recuperación si la escuela tiene los medios y recursos, y los estudiantes extranjeros han pagado sus matrículas de este curso escolar y los cubanos estamos becados por nuestro Gobierno y aceptamos todos darle un tiempo al cuerpo académico para que busque alternativas para cumplir con el plan de estudio?”, añade la estudiante.

Resalta que la mayoría de los estudiantes extranjeros de la EICTV “son de países de América Latina de bajos recursos y estudiantes que, aunque son de África, Asia y Europa gracias a becas y el trabajo de toda su vida de sus familias y de ellos mismos pueden estudiar cine”.

“El dinero para pagar la EICTV el próximo curso está justo y no tiene dinero para pagarse un boleto de viaje” de vuelta a Cuba si son enviados a sus países, alerta.

“Sentido común, eso es lo único que pido en estos momentos”, dice la estudiante. “¿Por qué no esperar a después del pico pronosticado en mayo para tomar decisiones de este nivel, que raya al desalojo?”.

Afirma tener “mal sabor de boca” y temer “por todos los que hablen desde el corazón”.